Archivo de la etiqueta: sexo

{ Mi Octavo mes de embarazo… }

Mi octavo mes de mi segundo embarazo está siendo más duro de lo que me pensaba… Ya estoy en la semana 33, ¡hoy exactamente en la 33+2!

11006089_10153184303976742_1995385798_n

He tenido un embarazo estupendo, unos primeros meses sin molestia alguna, sin náuseas,  sin nada… Y realmente parecía de ensueño teniendo ya una pequeña de 2 años.

Hasta que ha llegado el octavo mes de embarazo. No puedo más.

Últimamente mis noches de insomnio son más frecuentes, con lo cual durante el día estoy cansadísima. Mi pequeña vikinga ya se encarga de agotarme del todo. Además ya me cuesta ir detrás suyo, ella cada vez corre más y yo cada vez puedo menos…

Las noches que finalmente puedo dormir me fatigo si estoy boca arriba, ya que el barrigón me oprime los pulmones… jejeje ¡Todo un cuadro! Boca abajo imposible desde hace semanas aunque era mi posición favorita… 😦 Y si duermo de lado me duelen las caderas, sea cual sea el lado sobre el que duerma. Me comentó la comadrona que eso es bueno, pues mi cuerpo ya se está preparando, se está ensanchando para el gran día. Eso me alegró, pero cuando lo sufro cada noche me muero de dolor. Luego cuando me levando ando como un pato durante un rato… Y cada día me despierto ya con dolor de espalda. Así que deseando estoy que pasen estas últimas semanas, tener mi retoño y olvidarme de todos estos síntomas.

Aunque se que después vendrán otros… 🙂

No se si os pasa también, pero tengo un montón de rampas en los pies. Hace unos días tuve una de risa. En medio de una sesión de fotos me dio una rampa en el pie derecho y me salió  la pierna disparada hacia un lado. ¡Nos empezamos a reír a carcajadas! La verdad es que fue muy cómico… jejeje Madre mía…

11016567_10153184304046742_135496030_n

Hasta hace poco aun no había tenido las famosas contracciones de Braxton Hicks. Bien pues de golpe, ha sido entrar en este nuevo mes y las tengo a diario y un montón. Se me pone la barriga bien dura, bien dura, bien dura y no veas como aprieta hacia abajo, duele un poco. En su mayoría son indoloras pero necesito sentarme un par de minutos.

¡Sentarse o estirarse es cada vez más difícil, pues ya casi no tenemos abdominales y eso se nota!

No es que especialmente te sientas Súper Sexy en esta etapa, pero sí que el apetito sexual es más frecuente que en el primer trimestre de embarazo por ejemplo. Recuerdo que en mi primer embarazo era aun más acentuado, tenía muchas ganas a menudo, pero tengamos en cuenta que ahora ya somos tres en casa esperando al cuarto y hay menos ratos para estar en pareja. ¡Pero está claro que si quieres los encuentras!

Otro de los síntomas que he notado éstas últimas dos semanas es la acidez de estómago y/o digestiones pesadas. Me cuesta más hacer una buena digestión y además al cabo del rato tengo acidez… Ya se que se debe a que el estomago es presionado por el útero estas últimas semanas, pero ahí está un síntoma más.

Y finalmente las idas y venidas al baño son cada día más frecuentes. De noche parece que voy a explotar y al menos voy un par de veces sino más. Otro de mis aliados a sufrir insomnio luego, ya que una vez despierta me cuesta agarrar el sueño de nuevo.

11016508_10153184304086742_1272469003_n

Y aquí me tenéis,

me voy a descansar un ratito más que son las 6.30h de la madrugada 🙂

 

¡El gallo ya canta! Hasta mañana…

Paula

 

 

 

¿Qué pasa con tu vida sexual después del parto?

Las primeras semanas y diría incluso meses, tu vida gira entorno a esa pequeña criatura que tienes entre tus brazos. Un buen día, tiempo después recuerdas que… ¡Eres una mujer! y que no hacía mucho tenías una vida sexual. Y piensas, Dios mío, ¿Volveré a recuperarla alguna vez?

mamis2.0

Recuerdo perfectamente cuando la matrona en las clases de preparación al parto nos comentaba que algunas mujeres no vuelven a tener relaciones sexuales hasta pasado un año. Siento confesar que en aquel momento pensé, hay que ver algunas lo que hacen para no tener sexo… Mi visión del tema cambió radicalmente cuando nació mi hijo después de usar fórceps y provocarme un desgarro de grado III.

Lo primero que cambiaría es la dichosa palabra “cuarentena”. Se supone que la cuarentena son los 40 días siguientes al parto, que se suele asociar con el sangrado que provoca la placenta al desprenderse del útero. Claro, visto así, parece que a los cuarenta días una va ha estar estupenda y recuperada completamente. Nada más lejos de la realidad.

Hoy en día se sabe que el cuerpo de una mujer tarda un año en volver a estar física, hormonal y emocionalmente igual que antes de quedarse embarazada. Como siempre digo, cada mujer es un mundo y lógicamente, no es lo mismo un parto vaginal, que una cesárea, que un parto instrumentalizado.

PROBLEMAS FRECUENTES DESPUÉS DE UN PARTO 

– La falta de líbido, es uno de los problemas al que nos tendremos que enfrentar después de dar a luz. Durante el embarazo nuestro cuerpo está repleto de hormonas que nos tienen en un estado de plenitud. Nuestro pelo está radiante, nuestra piel se ve mejor que nunca. Pero cuando damos a luz nuestras hormonas caen en picado. De pronto se te cae el pelo, tu piel deja de brillar y encima te miras en el espejo y ves que tu figura no es la de antes. Lo más probable es que aún parezca que estás embarazada. La verdad, con todo esto es complicado mirarse en el espejo y reencontrarse con la diosa sexual que una vez fuiste. Paciencia.

– La prolactina es la hormona encargada de que puedas producir leche y alimentar a tu hijo. Sabemos que dar el pecho es lo mejor para el bebe, pero la prolactina también se encargará de que no ovules y no tengas la regla. Y tu estarás pensando que esto es estupendo y que no la echas de menos, pero al no tener la regla, tampoco tendrás ganas de tener relaciones. Los únicos mamíferos que tienen relaciones sexuales durante la lactancia son el canguro y el ser humano. En algunos momentos he deseado ser una feliz “mona” de la selva solo preocupada de dar de mamar a su cría.

– La sequedad vaginal, es muy frecuente después de un parto y se mantiene durante la lactancia. Por eso durante esta etapa es indispensable utilizar un buen lubricante. Si encima que no tenemos ganas, al no lubricar nos produce dolor tener relaciones, la cosa se convertirá en un martirio. Recuerdo sentirme como si estuviera con la menopausia y la horrible sensación de tener tanta sequedad, que parecía que absorbía el lubricante.

El miedo al dolor, a no sentir. Si has tenido un parto complicado como yo,  o te han dado muchos puntos, es normal sentir miedo a empezar las relaciones. En mi caso después de un desgarro grado III tardé un tiempo en sentirme preparada. La primera vez que tuve relaciones fue un autentico desastre. Notaba que esa parte de mi que antes conocía tan bien, de pronto era una completa desconocida. Tenía la sensación de que era más grande y a la vez que todo estaba fuera de su sitio. Casi no sentía nada y notaba la cicatriz con cada roce o movimiento.

trastorno ssexual despues del parto

¿Y entonces que hacemos? Lo mejor que podemos hacer es hablar mucho con nuestra pareja. Prepararle, explicarle lo que sentimos en cada momento. Decirle que retomar las relaciones sexuales, es casi como volver a pasar por la primera vez.

Hay que intentar alargar los preliminares, las caricias, para conseguir que la mamá esté muy excitada. Si las primeras veces no llegamos a la penetración, no pasa nada. Estamos reconociéndonos y aprendiendo de una situación completamente nueva. Es una etapa difícil para la mujer y para la pareja. Sorprende a tu chica y dale un masaje, prepárale un baño (después de que haya pasado la cuarentena, nunca antes) y dedícale unos momentos para acariciarla, sin prisa, como si fuera  la primera vez. Al fin y al cabo ha echo posible que tengas a tu hijo entre tus brazos sin importarle el dolor, ni los puntos, ni el difícil camino por el que ha pasado.

María