Archivo de la etiqueta: paternidad

Del hospital a casa.

Ya hemos pasado el primer mes y la verdad ha sido y está siendo durillo, para que voy mentir. Ya no recordaba lo que era no dormir por las noches. Y es que mi pequeño glotón se despierta cada dos horas para mamar y en una de esas (su favorita son las seis de la mañana) se desvela. Osea que duermo tan solo hora y media seguida y un total de cómo mucho cinco horas si llega.

A nivel físico me he recuperado enseguida, a la semana ya había perdido todo el peso de más y los cinco puntos del desgarro no me han dolido para nada.

A nivel psicológico u hormonal, ahí vamos. Tengo mis momentos de bajón pero hasta la fecha puedo respirar ya que no me ha visitado mi depresión post parto y eso para mí ya es mucho. Eso sí, tengo unas lagunas de memoria!!!! Lo peor vendrá cuando a papá se le acaben estas maravillosas ocho semanas de paternidad y me quede sola en casa con mis dos chicos. Porque la verdad es que me ayuda mucho y el ratito que se ocupa el de todo y yo duermo la siesta es fabuloso.

Este mes ha dado mucho de sí. De hecho creo que voy a pedir que añadan dos deportes olímpicos mas para las siguientes Olimpiadas, comer en relevos y la maratón indoor. Decidme por favor que no soy la única que recorre toda la casa cual maratón de gran resistencia para que su retoño se duerma o al menos no llore. O…como conseguir comer o cenar los tres a la vez, casi misión imposible ya que el pequeñín se resiste a esas horas a estar en la hamaquita.

Y si consigues ser el mejor en estas dos pruebas deportivas, te conceden la medalla al eructo. Porque no se lo que es ir limpia jajajaja.

Lo tomaremos con humor y paciencia, porque la maternidad es muy bonita pero también es dura sobretodo los primeros meses en los que ambos nos tenemos que conocer y adaptar. Pienso muchas veces que no debe ser fácil la vida extrauterina. Dentro no sienten ni hambre, ni frío ni calor, ni dolor de barriga, y después se les acumula mil sensaciones que gestionar y nosotr@s debemos ayudarles y enseñarles a vivir.

Bea

Mamis 2.0

Anuncios

“¡Enhorabuena!… Vas a ser padre!”

Quizá para muchos hombres la frase que más haya marcado su vida sea una del tipo “tu equipo acaba de proclamarse campeón del mundo!” o “¡Le ha tocado la lotería!”, pero personalmente todas esas frases perdieron su importancia cuando una lluviosa mañana, a 800 km. de mi casa, mi mujer me dijo la frase que marcaría un antes y un después en mi vida: ” Cariño… Vas a ser padre!”.

Es una responsabilidad de la que no eres consciente hasta que ese día llega, lo ves lejano, como algo que te tienes que hacer a la idea y que va a cambiar tu vida para siempre. Empiezas a pensar y a imaginar tu vida cuando ese pequeño ser, sangre de tu sangre, comience a corretear por la habitación, desordene tus libros, tus discos y pinte sobre tus documentos. Intentas hacerte a la idea de como sabrás que haces lo correcto, que lo cuidaras bien y que si serás capaz de cambiar los pañales y sin darte apenas cuenta el reloj empieza a cambiar las revoluciones.

Antes mi vida se podía comparar a un Seat 600, mientras que ahora ese utilitario a cambiado por un deportivo tipo Ferrari y mi vida empezó a acelerar a 300 km/h. Pasé de su primera visita al ginecólogo, conociendo por primera vez a esa “lentejeta” viendo y oyendo como por primera vez le latía el corazón. Puede decirse que ahí comienza todo, pero sin apenas sin tiempo para digerirlo, el niño que venía en camino cada día era más real. Hasta que la imaginación dejo sitio a la realidad y Lucas iluminó la madrugada para iniciar la etapa más difícil, pero a la vez más bonita que la vida me brindaba. Las complicaciones del parto de mi mujer y el desenlace feliz, hicieron que ver su carita por primera vez hiciera que mi corazón estuviera completo… Tenía a mi hijo en mis manos.

image

Yo nunca creí que fuese capaz de ser un buen padre, y no soy yo el que pueda decir si lo soy o no, puesto que tengo mil defectos, pero de lo que si que puedo estar seguro es que me esfuerzo cada día en mejorar, en que el día de mañana se pueda sentir orgulloso de su padre. Las dificultades a las que podemos enfrentarnos pudiera hacernos pensar que no lo estamos haciendo bien, pero no se nace enseñado en esta vida y para enseñar, primero hay que aprender, es por eso que llevamos la famosa “L” blanca con fondo verde que indica que somos noveles en la aventura de la paternidad.

Mi equipo puede ganar la liga o puede ganar el mundial, o incluso me puede tocar el “euromillón”, pero el día que mi hijo me dijo por primera vez “papá“, mi vida fue completa 100% y no lo cambio por todo del mundo… Así que papás disfrutad de un momento que nunca se va a repetir, ser padres por primera vez, disfrutad sus primeras palabras, sus primeros pasos, sus primeras travesuras, por que ser padre es una de las pocas cosas que más os va a llenar en la vida.

Papá feliz

Mamis 2.0