Archivo de la etiqueta: paciencia

Nuestro destete natural

Esto no ha sido porque yo sea perfecta o más lista, no ha sido mérito mio. Esto ha sido así porque él ha querido que sea así. Yo solo he tenido paciencia siguiendo su ritmo de maduración. No quería que fuera con lágrimas ni suspiros y solo oír del tema me aterraba.

Empezamos con el destete nocturno. Os he de decir que éste fue decisión mía pues sobre los 20 meses moría de agotamiento y aunque costó un par de noches fue una buena decisión. Cuando se despertaba le ofrecía agua y cuando pedía teta le explicaba que era de noche y que por la mañana le daría y poco a poco lo fue entendiendo y durmiendo ambos mucho mejor. Lo seguí amamantando durante el día y sobre todo necesitaba su teta antes de acostarse para relajarse.

Hace un par de meses empezó a pedir leche antes de dormir y sustituyendo la teta por el biberón por iniciativa propia y así poco a poco él solito se desteto al cumplir los tres años.

Con el miedo que me daba!!!! Y lo fácil que me ha resultado… El porqué?? No lo sé, supongo que ha sido el no tener prisa por hacerlo, el dejar que él eligiera el momento, el no hacer caso a los comentarios de tanta gente (hasta del pediatra) que me sugerían que era demasiado grande para tomar teta… En definitiva en respetar su ritmo de maduración y esperar a que estuviera preparado.

Han sido tres años maravillosos de lactancia, con alguna piedra en el camino como los dolorosos hongos en el pezón, pero que me dejan un buen sabor de boca y una gran satisfacción. Lo hemos disfrutado!!! Nadie esperaba de mi que con una simple 85 de pecho fuera capaz de criar a un niño tan rechonchete como lo fue durante su primer año de vida. Imaginaros que todavía mamis compañeras de preparto me lo recuerdan… Madre mía que grande era comparado contigo!!!

Así que, aunque me entristezca cerrar esta etapa, estoy feliz de haber podido ofrecerle lo mejor de mí hasta que él ha querido.

Adiós teta, adiós

Perdón… Ya se me olvidaba contaros como va nuestro período de adaptación. Deciros que mejor de lo que me esperaba!!! Va contento al cole!!!

Bea

Mamis 2.0

La fase del Noooooo!!!!!

Noooo!!! Esa es la palabra favorita de mi pequeño. 😦 Estamos en esa fase que todos los niños de 2-4 años pasan, la fase de negación. En pleno proceso del desarrollo de su personalidad, tratan de encontrar su identidad, diferente de la de sus papás.

image

Es una etapa agotadora, en la que se requiere de grandes dosis de paciencia y amor porque nuestra actitud es clave para su desarrollo. No debemos ni conceder todas sus exigencias ni ignorar sus opiniones. Hay cuatro puntos clave que nos pueden ayudar:

  1. Si queremos que obedezca una orden, ésta debe ser clara y directa. No dar mas de una orden.
  2. No gritar ni discutir. Debemos dejar tiempo a que él piense y reflexione.
  3. Utilizar tratos. Que vea que ceder u obedecer tiene recompensa pero nunca las recompensas serán materiales, recompensas en vivencias o elogios. Importante, nunca escatimemos elogios.
  4. No ceder a las rabietas. Debemos esperar a que se les pase y después hablarles con mucho cariño.

Bien, esto es la teoría, en la práctica no es tan fácil. Seguro que sabéis de lo que hablo.

Hijo, ven que vamos a vestirnos…
Nooooooo!!!!
Ponte la chaqueta que salimos…
Noooooo!!!!
Apaga la tele que hay que dormir…
Noooooo!!!!

Y suma y sigue…hasta en sueños!!! Todo es no por sistema y claro, cuando tienes tiempo puedes dialogar y convencerlo a las buenas pero cuando hay prisa o no se puede pasar por otro punto como cuando hay que ponerse el cinturón si o si, la cosa se complica. Hay que reinventarse, buscar nuestros recursos para situaciones de emergencia. Es imposible seguir los pasos aconsejables y nos valemos de lo que sea para convencer a nuestro pequeño.

image

“No quiere ponerse la chaqueta”. Día tras día la misma lucha, ya no sabía como hacerle entender que hace frío. Desesperada le dije: Mira, la yosy (nuestra perrita a la que adora) también se pone su chaqueta, y le coloqué a la perrita un mini abrigo de perro y vualá!! Desde ese día tenemos superado el momento chaqueta.

“No quiere irse a dormir”. Le doy dos o tres minutos más para que se haga la idea mientras yo voy bajando la persiana y demás. Cuando vuelvo a por él, acepta irse sin pataleta.

“No quiere bañarse” . “No quiere salir de la bañera”. Me reinvento, cada día jugamos a algo diferente en el momento baño. Prometo en otro post daros ideas en este sentido ya que son juegos muy educativos con los que trabajo las destrezas y la imaginación. Y desde que he puesto este recurso en uso, ya no se niega al baño.

Algo que me funciona mucho es prepararlo para la situación, os explico. Los viernes solemos ir al supermercado con la yaya pero sin saber porqué un día se negó a que ella subiera al coche y lo empezó a tomar por costumbre de modo que no quiere que nadie suba al coche, sólo su padre y yo. Ahora hablo con él antes de que llegue ese momento crucial y razono de porqué la yaya u otra persona tiene que viajar con nosotros. Lo entiende y adiós rabieta.

Pero imaginaros que paciencia, incluso tengo que convencerlo para ir hacer pis porque nunca ve el momento aunque como muchas veces ya se le este escapando. Verlo con el pantalón mojado y negarse hacer pis.

Otras muchas veces ante su nooooo tengo que valerme de recompensas o premios, dejarle el móvil o una chuche. Lo sé, eso no esta bien pero, ¿Quién es perfecta y no se desespera nunca?

Y vosotras, ¿Cómo lo hacéis? ¿Algún consejo? ¿Cómo recargáis vuestra paciencia?

Mamis 2.0

Bea