Archivo de la etiqueta: naturaleza

Dejando atrás el verano

Oh!!!

Ya estamos a 1 de Septiembre, y tenemos que dejar las actividades veraniegas atrás. Adiós a la piscina, a las tardes de terraza, a las vacaciones… Yo entro en depresión cada año cuando llegamos a este fatídico día porque el invierno es muy largo y aburrido. Si lo reconozco, adoro el verano y todo lo que conlleva. Adoro la piscina y la playa, la ropa ligera, que los anocheceres sean a las diez, las golondrinas en la ventana…

Pero llegados a este punto sin remedio…seamos positivos. No pensemos en lo corto que se hizo sino en lo bonito que fue todo lo vivido, las experiencias y recuerdos que guardamos en los bolsillos.
image

Para Lucas fue una gran experiencia subir a un avión. Su primera vez!!! Aprovechamos su gran fascinación por los transportes y decidimos que iríamos de vacaciones volando. Viajar en avión con niños menores de dos años sale genial pues sólo pagas las tasas y su cara de fascinación al ver aterrizar y despegar los aviones desde la terminal o su expectación al volar, no tiene precio. Visitamos la maravillosa isla de Mallorca, los que ya habéis estado sabéis de lo que hablo y los que no…id y no os arrepentiréis.

Ya se sabe que el verano es sinónimo de operación pañal si de maternidad hablamos y por supuesto nosotros hemos vivido esa experiencia este año. Un aprendizaje más de mi bebé que deja de ser bebé. Ya con dos añitos disfruto de verlo hacer cosas de mayor y se me cae la baba cuando me dice… mamá, caca!!

Pero no todo ha sido viajar o pañal, mi capitán tapón (como dice la canción de Alejandro Sanz) ha disfrutado de las pequeñas cosas propias de la estación. Sabéis?? Le encanta cuidar del huerto con su yayo y recoger “tatas”, más conocido para el resto de mortales como tomates. En cuanto ve a su abuelo, va a por su cubo para hacer recogida de hortalizas.

image

En las largas tardes de piscineo con su tata había tiempo de todo. Desde un rico baño en la piscina con todos los juguetes que se puedan imaginar, a razón de que la excavadora también tenia derecho a un baño, a tener los pies llenos de barro de meterse en la acequia mientras el abuelo regaba el huerto. Un placer verlos jugar en plena naturaleza con tierra y barro, con flores y agua. Terminaban para meterlos en la lavadora pero felices y llenos de nuevos aprendizajes. Yo pase así mi infancia y la recuerdo tan feliz que quiero que mi Chiquitín tenga esa misma oportunidad.

Este ha sido mi verano…¿Y el tuyo?

Bea

Mamis 2.0