Archivo de la etiqueta: mamás

Mujeres y madres

12050272486_4cc3544efa_o

Cuando una pareja decide tener un hijo, en la mayoría de los casos, es de forma libre y madura. Movidos por el amor que hay entre ellos dos y por el deseo de compartirlo con otra personita. Compartir, madurar y crecer junto a otra persona, dando y recibiendo amor. Al nacer nuestro bebé las cosas no son tan sencillas como esperábamos, en nuestra mente anidan una serie de creencias, prejuicios y exigencias. Buscamos ser las mejores madres para esa personita, madres las 24 horas del día para cubrir todas las necesidades que pensamos que tienen.

En este camino nos olvidamos de nosotras mismas, de querernos y mimarnos; pensando que  hacemos lo correcto. Olvidando, en muchas ocasiones, la mujer que somos. Salimos a tomar un café con las amigas, nos decidimos a compartir un fin de semana con nuestra pareja o nos dedicamos a nuestra profesión y nos pasamos el rato pensando que somos las peores madres del mundo,  justificando nuestra decisión delante de personas ajenas a nosotras. Sin darnos la posibilidad de disfrutar sin remordimientos. Las pocas madres que se atreven a hacerlo son, muchas veces, criticadas y juzgadas.

Al escribir estas palabras sólo quiero recordarnos, a todas las mamis, lo que nos llevó a iniciar el camino de la maternidad: El AMOR, puro e incondicional, hacia otra persona pero también hacia nosotras.   beach-731137_640 Vivir, amar y disfrutar de la vida, de nuestros hijos, parejas, amistades, de nosotras mismas, sin remordimientos, viviendo el momento presente, disfrutando de cada segundo. No tengamos miedo ni vergüenza de pedir ayuda cuando la necesitamos, ni de tomarnos un respiro, de reír o llorar si nos viene en gana. No somos máquinas, somos mujeres y así ya somos perfectas, para nuestros hijos y para nosotras,  con nuestros días buenos y nuestros días malos. Aceptémonos tal y como somos y podremos aceptar y amar a nuestros hijos tal y como son. Sin querer cambiarlos, porque ellos también son perfectos. Sólo amando y acompañando en el día a día.

Belén

Anuncios

Carta de mamá

Cuando naciste hijo mio, lo primero que sentí fue miedo. Miedo a no saber ser una buena madre. Quería ser para ti la mejor, hacerlo perfecto porque tú te lo mereces todo. Cuantas veces he llorado por ti incluso sin motivo tan solo por esa emoción de tenerte entre mis brazos. Ahora eres pequeño para comprender mis palabras aunque me escuches atentamente mientras te hablo.

DSC_0033

Todas  las mamás queremos lo mejor para nuestros hijos e incluso proyectamos en vosotros lo que nosotros no pudimos ser. ¿Abogado, médico, ingeniero? Y a veces nos olvidamos de lo más importante, los valores. Por eso hoy te escribo esta carta. No me importa que en el futuro suspendas matemáticas o lengua, para mi lo más importante es que seas una buena persona, una con altos valores morales y grandes sentimientos. Que sepas hacer el bien sin importar a quien.

Debes cultivar empatía y humildad, a saber perdonar sin guardar rencor. Piensa que la vida da muchas vueltas y siempre necesitamos a los demás. No somos perfectos, nos equivocamos y también queremos la comprensión y el perdón de los otros. Haz lo que te gustaría que te hicieran.

Muchos te dirán que este mundo no esta hecho para las personas buenas, que siendo bueno no triunfarás. Pero piensa siempre que una conciencia limpia te permitirá tener dulces sueños por la noche. Que el dinero no da la felicidad.

Recuerda siempre que todos somos iguales, nadie es mejor que nadie. Con la violencia no se ganan batallas solo se pierden amigos. Que si tratas al semejante con amor y respeto, los demás te respetaran a ti. La mentira solo te engaña a ti mismo porque el amor y la verdad siempre triunfan.

Quizás esto te parezca anticuado, que son cosas que ya no se estilan pero creeme la vida es más bonita así. Creo que la mejor herencia que te puedo dejar es mi tiempo y energías, nuestro día a día jugando juntos y esos valores aprendidos en familia. No olvides el amor de tus padres que con todas sus fuerzas te enseñaron a vivir.

Bea

¡Las amistades! Otro factor que también cambia con la maternidad…

Como ya hemos comentado anteriormente en los demás post, con la maternidad cambian casi todos los aspectos de nuestra vida, y una vez que te conviertes en madre todo da un giro de 360º y tienes que adaptarte a la nueva situación en la que te ves viviendo de repente.

Efectivamente todo cambia, pero para mí la mayor parte de los cambios son para mejor. Tienes a tu peque que  es lo mejor que te ha pasado y que te pasará en la vida. La relación con tu pareja se ve envuelta en estos cambios, ahora ya no sois los dos solos para todo, ya hay una nueva personita que ocupa el mayor tiempo y la que necesita muchos cuidados. La relación con tus padres y familiares mas cercanos también se hace mas fuerte, ya que todos nos vemos unidos por ese pequeño ser.  Y por último, y en relación al título de este post, otro factor que más cambios sufre tras la maternidad es la amistad. Con tus amigos de siempre sigues quedando pero ya de forma distinta. Ya no puedes ir a una disco o un pub hasta las tantas de la madrugada, no sólo porque tienes a tu bebé, sino porque tu propio cuerpo no te deja (te quedarías dormido incluso encima del altavoz más potente de cualquier discoteca que se precie, jejejeje, te lo aseguro). Pero bueno, si son amistades verdaderas, seguirás quedando con ellos en plan tranqui, en una casa para cenar, en un bar para tapear a una hora prudente, etc.

Esto con tus amigos de siempre, pero ¿¿qué pasa con las nuevas amistades??? Sí, las nuevas amistades son personas muy importantes para ti en este momento tan crucial de tu vida. Personas que se han cruzado en tu camino compartiendo contigo la mejor de las experiencias que vamos a vivir en la vida. Personas que nunca en la vida y para nada, ya sea por motivos de edad, o de forma de ser, te hubieras imaginado con ellas, ni tomando café, ni cenando en tu casa, con ellos, su pareja y con los bebes, ni en su boda, ni paseando con los carritos de los niños, ni en el parque contándote confidencias, penas y alegrías, mientras esos locos bajitos se lo pasan en grande subiéndose en todos los columpios y toboganes que se precien por allí, sin saber que serán grandes amigos para toda la vida. Porque ya han empezado el curso de su amistad desde dentro de la barriga, mientras sus mamás se enseñaban las ecografías y hablaban de lo que pesaban; y de las pataditas que les daban en la barriga mientras dormían.

Con esto quiero hacer ver,  que la maternidad te cambia la vida pero en todos los aspectos para mejor, porque incluso te hace encontrar a gente que si no hubiera sido por esto, nunca se habrían cruzado en tu camino y entonces nos habríamos perdido vivir una gran amistad.

Esto pasa también con mis MARIS, que aunque sea virtualmente, nos hemos encontrado de la misma manera y hemos compartido lo mas bonito que la vida te puede dar: ser MAMÁ.

MAMIS 2.0

PD: Las MARIS somos nosotras, un grupo virtual de 27 mamás. 🙂