Archivo de la etiqueta: insomnio

Después del positivo. Los tres primeros meses.

Este embarazo está siendo muy diferente del primero, ya lo dicen, cada embarazo es un mundo.

En mi caso, mi primer embarazo fue muy placentero, cero complicaciones cero molestias y dormir tanto como quisiera. No supe que eran los ardores o levantarme al baño mil veces hasta el último mes. No sabía lo que era sentirme cansada a pesar de estar trabajando y de parecer una mesa camilla (es lo que tiene tener hambre a todas horas y que todo te siente bien 😅). Vamos un embarazo de lujo y claro, una servidora no estaba acostumbrada a todas esas molestias propias que con este segundo estoy teniendo.

Al igual que hice con Lucas, sobre la semana 7 fuimos al gine para oír por primera vez su corazón y asegurarnos que todo iba bien. En esta visita ya me vine con mi primer tratamiento, tenía infección de orina. Es verdad que es algo típico en las mujeres embarazadas pero no en el primer trimestre!!! Y yo…que nunca tuve infección jamás!!!

Vomitar lo que se dice vomitar, gracias a Dios las puedo contar con los dedos de una mano pero ese malestar continuo sin importar que tengas el estómago lleno o vacío me acompañó hasta bien entrado el segundo trimestre. Eso sí, no veas cómo estoy guardando la línea, kilos he cogido los justos.

Otra molestia que no había experimentado en mi primer embarazo ha sido la sensación de tener taquicardias. Que desagradable!!! 😟 Mi tensión estaba y está, fabulosa y en cambio noto, ahora menos que al principio, como si el corazón se me fuera a salir del pecho sobre todo en momentos concretos como después de comer o al acostarme. Esta sensación es muy típica de los ataques de ansiedad, pero desconocida para mi en el embarazo. Se supone que es porque mi cuerpo bombea más sangre…

Y que decir de ese cansancio extremo a todas las horas del día? Llegaba la noche y me encontraba tan mal que parecía que iba a morir (que exagerada soy jajajaja) pero a la vez, no podía decir que es lo que me dolía porque dolor no tenía. Esto por suerte ya pasó y ahora me agoto pero no me encuentro con ese mal general.

Se supone que en este periodo te duermes por los rincones, en otras palabras, que pareces la bella durmiente. Pues no. Yo tenía mucho insomnio. Que contrahecha!!!

Pero el segundo trimestre no estuvo más relajado… Esto será otro post porque la lavadora me espera.

Por cierto, ¿No os he dicho todavía el sexo del bebé????? Sorpresa sorpresa!

Bea

Mamis 2.0

Anuncios

Reflexiones de una madre repleta de oxitocina

La maternidad es una montaña rusa de emociones, tu cuerpo está repleto de oxitocina y tu mundo se llena de sentimientos profundos  que te hacen reír o llorar por cualquier cosa.

La maternidad te obliga a bajar el ritmo frenético que llevamos, te obliga a parar, a estar tumbada en el sofá mucho tiempo con tu bebe pegado a la teta, acariciándolo, contemplándolo. Te pasarías horas solo mirando sus ojos, sus pequeñas manos.

image

Y tu mundo cambia para siempre, te vuelves más tolerante con el resto de madres, aprendes a relajarte, a no tener que sentirte siempre perfecta, a ser menos egoista. Todo tu tiempo se va en el bebé y te das cuenta que no pasa nada si la casa está menos limpia,  o si no has ido a la peluquería en no se cuantos días. Es más, ¿qué es peluquería?

El mundo se vuelve diferente, más suave, más lento, más largo por todas las horas del día y de la noche que no duermes, pero infinitamente más interesante.

Te miro a los ojos, aunque sean las cuatro de la mañana, y me devuelves una mirada que no tiene tiempo, son ojos de persona sabia. Y entonces caigo en la cuenta de que siempre has estado conmigo.

image

Cada mujer nace con un número de óvulos, los que la acompañarán a lo largo de su vida, hasta que en algún momento se produce el milagro de la vida. Así que, mi pequeño bebe, me ha acompañado a lo largo de toda mi vida.

Hemos compartido juntos cada paso que he dado, cuando he sido feliz o cuando he llorado, mi pequeño ha estado ahí, esperando paciente, contemplando.  Hasta que un buen día, decidió que era el momento y me eligió.

Hace poco,  leí un libro sobre terapia regresiva y la posibilidad de que hubiera otras vidas.  Se llamaba lazos de amor de Brian Weiss.  Brian Weiss es un psicólogo que utilizaba la terapia regresiva en sus consultas para que las personas retrocedieran en el tiempo y volvieran a sentir los traumas de la infancia que les hacían enfermar en el presente.

Lazos de amor

A veces sus pacientes regresaban a otras vidas y revivían experiencias que les condicionaban en la vida actual. En el libro explica, que las personas somos como los árboles. Hay personas que están destinadas a encontrarse a lo largo de muchas vidas, porque comparten las mismas ramas. También explica  que los hijos eligen a los padres.

Yo no se si hay o no otras vidas, pero ¿no sería maravilloso pensar que tu hijo te ha elegido como madre o padre para acompañarlo en esta aventura que es la vida?  Me siento increíblemente agradecida de pensar que mi hijo nos ha elegido. También siento una gran responsabilidad de pensar en que debo hacerlo bien. Luego recuerdo que ha sido él el que nos ha elegido, así que será porque somos perfectos para el.

Vuelvo a mirarte a los ojos y enseguida me sonríes, da igual que la habitación esté en penumbra, intuyo tu cara y siento tu alegría. Sería muy hermoso pensar que algún día, en otro lugar o en otra vida exista la posibilidad de volver a encontrarte, de volver a sentir tu mirada, tu olor y el inmenso amor que me llena cada vez que te miro.

tunel-de-arboles-en-sakura-japon

Definitivamente estoy llena de oxitocina, despacio para no despertar al resto de habitantes de esta locura de habitación para cuatro, busco el despertador. Las cinco y media de la mañana. Sonrío, miro a mi alrededor. Erick sigue jugando, intenta coger uno de sus pequeño pies con sus manos. Mi marido duerme en el filo de la cama. Mi hijo mayor descansa abrazado a su padre. Me siento muy afortunada, dentro de este caos de cama, de esta especie de puzzle de piernas brazos y caras.

Y pienso porque no, ojalá existan muchas vidas, ojalá volvamos a encontrarnos, ojalá pueda devolveros en cada una de ellas toda la felicidad que me estáis dando.

Maria.

 

 

 

{ Mi Octavo mes de embarazo… }

Mi octavo mes de mi segundo embarazo está siendo más duro de lo que me pensaba… Ya estoy en la semana 33, ¡hoy exactamente en la 33+2!

11006089_10153184303976742_1995385798_n

He tenido un embarazo estupendo, unos primeros meses sin molestia alguna, sin náuseas,  sin nada… Y realmente parecía de ensueño teniendo ya una pequeña de 2 años.

Hasta que ha llegado el octavo mes de embarazo. No puedo más.

Últimamente mis noches de insomnio son más frecuentes, con lo cual durante el día estoy cansadísima. Mi pequeña vikinga ya se encarga de agotarme del todo. Además ya me cuesta ir detrás suyo, ella cada vez corre más y yo cada vez puedo menos…

Las noches que finalmente puedo dormir me fatigo si estoy boca arriba, ya que el barrigón me oprime los pulmones… jejeje ¡Todo un cuadro! Boca abajo imposible desde hace semanas aunque era mi posición favorita… 😦 Y si duermo de lado me duelen las caderas, sea cual sea el lado sobre el que duerma. Me comentó la comadrona que eso es bueno, pues mi cuerpo ya se está preparando, se está ensanchando para el gran día. Eso me alegró, pero cuando lo sufro cada noche me muero de dolor. Luego cuando me levando ando como un pato durante un rato… Y cada día me despierto ya con dolor de espalda. Así que deseando estoy que pasen estas últimas semanas, tener mi retoño y olvidarme de todos estos síntomas.

Aunque se que después vendrán otros… 🙂

No se si os pasa también, pero tengo un montón de rampas en los pies. Hace unos días tuve una de risa. En medio de una sesión de fotos me dio una rampa en el pie derecho y me salió  la pierna disparada hacia un lado. ¡Nos empezamos a reír a carcajadas! La verdad es que fue muy cómico… jejeje Madre mía…

11016567_10153184304046742_135496030_n

Hasta hace poco aun no había tenido las famosas contracciones de Braxton Hicks. Bien pues de golpe, ha sido entrar en este nuevo mes y las tengo a diario y un montón. Se me pone la barriga bien dura, bien dura, bien dura y no veas como aprieta hacia abajo, duele un poco. En su mayoría son indoloras pero necesito sentarme un par de minutos.

¡Sentarse o estirarse es cada vez más difícil, pues ya casi no tenemos abdominales y eso se nota!

No es que especialmente te sientas Súper Sexy en esta etapa, pero sí que el apetito sexual es más frecuente que en el primer trimestre de embarazo por ejemplo. Recuerdo que en mi primer embarazo era aun más acentuado, tenía muchas ganas a menudo, pero tengamos en cuenta que ahora ya somos tres en casa esperando al cuarto y hay menos ratos para estar en pareja. ¡Pero está claro que si quieres los encuentras!

Otro de los síntomas que he notado éstas últimas dos semanas es la acidez de estómago y/o digestiones pesadas. Me cuesta más hacer una buena digestión y además al cabo del rato tengo acidez… Ya se que se debe a que el estomago es presionado por el útero estas últimas semanas, pero ahí está un síntoma más.

Y finalmente las idas y venidas al baño son cada día más frecuentes. De noche parece que voy a explotar y al menos voy un par de veces sino más. Otro de mis aliados a sufrir insomnio luego, ya que una vez despierta me cuesta agarrar el sueño de nuevo.

11016508_10153184304086742_1272469003_n

Y aquí me tenéis,

me voy a descansar un ratito más que son las 6.30h de la madrugada 🙂

 

¡El gallo ya canta! Hasta mañana…

Paula