Archivo de la etiqueta: habitacion bebé

Expectativa vs realidad

Tengo la mala costumbre de fantasear con el futuro, de imaginar cómo serán las cosas. Y digo mala porque las cosas nunca son como pensamos, ni para bien ni para mal. Y en la maternidad esto ocurre a cada momento.

Acabo de poner mi habitación patas arriba, de comprimir todo para poder poner la cuna grande. Esa que coloqué en una preciosa habitación infantil porque era imposible que cupiera en la mia. Pues por lo que se ve si que cabía jajajaj…

Y todo esto en un intento a la desesperada para ver si mi Agapito duerme mejor pero ni mini cuna, ni cuna grande ni nada. Este niño tiene ciclos de sueño muy cortos 😅 y de la única manera que descansamos, mínimamente, es colechando.

Podemos pasarnos papá y yo toda la noche intentando dejarlo en la cuna que, en cuanto roza las sábanas, se despierta y llora. Vamos lo que viene siendo el típico caso de la cuna con pinchos. Así que, si lo meto en nuestra cama al menos me ahorro el tiempo perdido de los intentos.

Y entre nosotr@s, me gusta dormir a mis anchas pero su cuerpo calentito y su respiración hace que yo me duerma en cero coma, y seguro que en un par de años añoro estos momentos.

Conclusión: ¿Para que montar una maravillosa habitación infantil si nuestros bebés solo quieren estar a nuestro lado?

Nos venden una maternidad idílica, diferente a la realidad. No peor, solo diferente. Los bebés no duermen toda la noche en su cuna…aunque uses esos fantásticos pañales jajaja.

Y esto es lo que hay, un niño maravilloso que le encanta dormir a tu lado y que no duerme como los adultos porque por eso son bebés y están en pleno proceso madurativo.

Bea

Mamis 2.0

La habitación del bebé

Me hace mucha ilusión compartir con vosotr@s el resultado final de la habitación del bebé. No es que sea la habitación más bonita del mundo, de hecho es muy pequeña, pero me siento muy orgullosa de cómo nos ha quedado.

Si lo se, seguro que no duerme mucho ahí, que prefiere mis brazos y mi cama, pero en estos nueve meses de espera mi mayor satisfacción es hacer cosas para el nuevo miembro de la familia.

Es super sencilla, no tiene muchas florituras pero ahí radica su luminosidad y la calma que proyecta, o al menos esa es mi sensación cuando entro.

Escogimos el verde mint porque os he de confesar que estoy enamorada de ese color y fuera el que fuera el sexo del bebé, tenía claro que la quería pintar así. En vez de cuadros, hemos optado por vinilos sencillos monocromáticos, en grises. Todo muy neutro ya que de los colores fuertes me canso enseguida.

El estor es el que ya teníamos, blanco que deja pasar la luz pero es imposible ver el exterior ni que te vean desde la calle.

La alfombra fue todo un hallazgo, comprada de Naf Naf a través de Privalia. Lavable en lavadora, de algodón y con tintes naturales. Y a un precio inmejorable.

La butaca tiene la misión de ser sillón de lactancia. Es una butaca antigua que vino a piezas desde Francia y su dueño, una persona muy especial, me la regaló. Claro como podéis imaginar no era así para nada, era de madera oscura y tapicería granate🙆‍♀️ pero después de pintarla y ponerle una tapicería acorde a su uso…es una cucada!

La cuna es la misma donde durmió Lucas pero con otros cordinados. Tanto las chichoneras como la funda nórdica son hechas a mano de tela de batista calada que deja entrever un gris claro.

Aunque en la foto no se vea, la habitación es tan peque que no puedes coger perspectiva, hay un armario empotrado para toda su ropita y demás.

Cada persona tenemos nuestros gustos personales pero… Qué os parece? Os gusta el resultado?

Bea

Mamis 2.0