Archivo de la etiqueta: embarazo

¿Sabias que? Curiosidades.

Ojeando apuntes y artículos, me he encontrado con datos muy curiosos sobre el embarazo y el parto. Algunos los conocía pero otros me ha llamado mucho la atención. Aquí os traigo los siete datos más curiosos o interesantes porque el saber no ocupa lugar.

  • Las células masculinas son más portadoras de las malformaciones que las células femeninas.2642hbr
  • Después de los 30 años tenemos un 90% menos de óvulos.2hft9jr

No es que te vuelvas más tonta, pero sí hace perder capacidades que junto al baile de hormonas y la pérdida de habilidad motora por la relajación de la articulaciones hace que las embarazas se vuelvan muy despistadas y torpes. Pero no hay de que preocuparse, el cerebro recupera su tamaño normal después del parto e incluso se vuelve más eficiente: al parecer, se trata de un entrenamiento previo de las neuronas para lo que vendrá después.

sdcio3

  • La falta de vitamina D en el embarazo hace al bebé más propenso a las caries (pueden tener caries aunque no coman dulces).

4r2urc

Aprovechemos ese hecho para hablarle, cantarle o leerle cuentos y enriquezcamos su cerebro desde su misma formación.

¿Conocíais estos datos curiosos? Nunca te acostarás sin saber algo más…

Bea

Mamis 2.0

Parece que fue ayer

Hace ya dos años de ese día especial en el que te conocí, a ti que eres la alegría de mi casa.

Parece que fue ayer

Tal día como hoy ingresaba en el hospital sabiendo que había llegado el día de ver tu carita. Por fin!!! Recuerdo las largas tardes de julio esperando tu llegada. Estaba muy muy gorda, pasada de cuentas y desesperada por verte. Seguí todos los consejos para promover el parto. TODOS. Pero nada… Tu estabas muy agusto dentro de mí aunque con tus movimientos parecía que ibas a traspasar mi barriga, ya no te quedaba espacio.

Odiaba salir a la calle y que todos se sorprendieran de mi estado. “Todavía no“. Que agobiante es eso de que te pregunten cada día como vas cuando tu peque se retrasa. Después de 12 días pasada de cuentas, decidieron provocar tu salida. Si, mi parto fue provocado, largo y medicalizado, no natural. Me hubiera gustado ponerme de parto inesperadamente, sentir como las contracciones suben de intensidad poco a poco,  pero no fue así. Que se le va hacer!!! Estaba contenta, a pesar de no ser lo que siempre me había imaginado, porque me rodeaban grandes profesionales del Hospital de Manises. 

Después de una lenta dilatación, rompí aguas y gracias a Dios me pusieron la epidural porque he de confesar que esas contracciones eran insufribles. Pasadas unas cuantas horas más, ya mas relajada pues no tenia dolor, estaba preparada para recibirte. Llevabas dos vueltas de cordón pero todo salió muy bien y enseguida pudimos cogerte papá y yo. Nacías el 24 a la una y media de la madrugada. (si queréis leer más sobre mi parto pinchar aquí)

Eras un bebé precioso, tenías los ojos muy grandes y muy abiertos y una nariz diminuta. Nunca olvidaré tu primera mirada, nuestra mirada. Ese instante mágico que compartimos los tres. Esa emoción de tenerte en nuestros brazos.

Tras dos días de hospital, te llevamos a casa. Fueron días intensos, acoplarnos el uno al otro y a la nueva situación.

lucas 1 mes
Esas tardes enganchado a mi teta viendo Castle junto a papá o esos microsueños que tenias. O tu primer paseo en el que te moviste tanto que terminaste sin polainas. Qué recuerdos!!! Qué rápido han pasado los dos primeros años de tu vida!!!! Cada vez que miro atrás, siento esas mariposas pues me enamoré de ti en cuanto te vi.

Ahora estamos ya en los temibles dos … ¿Qué nos deparará esta nueva etapa? Sobre todo mucho amor. Felicidades pequeño!!!! Te queremos.

Bea

Mamis 2.0

{ A por el noveno mes de embarazo }

Finalmente una llega al noveno mes de embarazo con un panzón de campeonato, ya cansada de tanto meneo, y más si ya tienes un primer hijo al que ir detrás todo el día el cansancio se duplica, y en mi caso de golpe me fatigo un montón. Hace un mes subía las escaleras tan ricamente y ¡hoy al quinto escalón ya resoplo!

Las contracciones de Braxton Hicks se hicieron presentes hace semanas, pero desde la semana 36-37 son más continuas e intensas, y estos últimos días parece que en algún momento puede empezar el parto, pero luego se estancan y nada de nada. ¡Así que el cuerpo ya se prepara para en GRAN DÍA! He tenido ya contracciones moderadas y largas, pero aun no era el momento, estoy con la L de prácticas y el tema aun no avanza… 🙂

Esta vez he estado tan liada con mil cosas y tan tranquila por otra parte que no me puse a preparar nada para el parto hasta la semana 36, la ropita de mi retoño la tuve lista la semana 37 y la bolsa de “por si acaso” tenemos que ir al hospital hasta la semana pasada, la 38. Esta semana (la 39) estoy pintando de blanco un moisés precioso que me regalaron Natalia & Jonatan este verano, es de madera antiguo y se balancea. Me dio por pintarlo de blanco ¡así que estoy manos a la obra! Cuando fui a su casa por primera vez, su pequeña Enís acababa de nacer e iba a fotografiarla, lo tenían en el salón y me enamoré de él. Lo usaron sus dos pequeños, Izan también… Es muy bonito saber que ha tenido una larga vida. Luego cuando volví casi al año me lo ofrecieron y no me pude resisitir… ¡me lo llevé!

El NOMBRE. ¡Finalmente tenemos ya dos nombres finalistas! Después de tanto darle vueltas a los nombres de niña sin ninguno claro… mi pequeña Martina eligió hace 15 días el nombre de Carlota, si es niña. Está convencidísima que es niña y que se llama Carlota… jeje Quién sabe, ¡los niños tienen ese polvo de estrellas! Y ya hace meses que el de niño lo teníamos claro, si es niño mi marido eligió Nil, así se hubiera llamado ella si hubiera sido niño, así que jugaba con ventaja. ¡Gracias a Dios ya tenemos dos nombres!

En mi primer embarazo no me hice ni una foto decente… después pasé a dedicarme a esto en cuerpo y alma. ¡Y ésta vez no lo he dejado pasar! En la semana 36 conocí a Sara Mey, una fotógrafa estupenda, con quién congeniamos mucho y ¡no tardaremos en visitarla de nuevo! Porque los fotógrafos nos encontramos en estas tierras movedizas 🙂 Si nosotros fotografiamos a familias, niños, recién nacidos… ¿Quién nos fotografía a nosotros? ¡Una difícil decisión! Aquí os dejo unas instantáneas.

¡No dejéis pasar vuestros embarazos sin una fotografía bonita! Yo me arrepentí mucho la primera vez…

IMG_6483

 

IMG_6576

 

IMG_6636

En la semana 36 también empecé clases de Yoga y Natación, ambas para embarazadas. He tenido un embarazo tan movido que no había tenido ni un minuto de tiempo para mi misma. Necesitaba conectar con mi “Yo Embarazada” y con mi bebé. Recuerdo que en la primera clase de Yoga con Anna Santos de MummyKi en Sant Cugat del Vallés (100% Recomendable) me emocioné, casi sin enterarme entré en un plano mental de relajación y de conexión conmigo misma y con mi hijo/a que sentí como poco a poco las lágrimas me resbalaban mejillas abajo (Luego me ha sucedido en casi todas las clases). Y es que lo necesitaba, no me sentí embarazada como con Martina en ningún momento, no plenamente consciente de mi estado y de la vida que llevaba dentro. El trabajo no me dejó, las semanas pasaron volando hasta que llegué al octavo mes. Y de repente necesité un parón.

Llevo más de un mes con dolores en la pelvis/cadera, musculares y óseos. Mis comadronas estaban muy contentas por ello, jeje… Porque quería decir que ya se iban abriendo las caderas preparándose para dar paso a mi bebé el día D… Pero hombreeeee… un mes y pico antes con estos dolores no hacía falta… ¿no? Con unos días antes hubiera sido suficiente…  La verdad es que me duele ya todo. Ahora ya en serio. ¡Y los últimos días se te hacen largos!

Sigo con mi insomnio y mis ardores matutinos, hoy vuelvo a escribiros de madrugada 🙂 No hay manera de dormir más de dos noches del tirón. Esto es agotador. Te levantas a hacer un pis, luego no puedes dormirte, te entran los ardores, te incorporas… Y ya está liada la noche.

Hace dos semanas fue la última reunión de PRE-PARTO en Néixer a Casa (Las comadronas que me llevarán el parto en casa nos dan las clases de Pre-Parto en Barcelona). Después de la clase, las mamás era como si no quisiéramos irnos, cómo si algo nos uniera allí y no nos dejara irnos a casa. Ya se había acabado todo, ya lo siguiente era esperar a que nos llegara el día a cada familia. Y así ha sido, ya han nacido 4 hasta la fecha de hoy, ¡y me da que la siguiente soy yo!

En las semanas 36 y 38 vinieron a casa las comadronas de NaC a visitarme, revisamos todos los análisis previos, las ecografías, informes, cribajes… Me tomaron la tensión junto con Martina, ¡me da que será comadrona! Yo me derretía al verla tan atenta… Y me midieron la altura del útero, la última vez medía 35 cm. Luego estuvo un rato jugando con el centímetro arriba y abajo 🙂 ¡si es que tengo un SOL en casa! Escuchamos como latía el corazón de Carlota o Nil y Martina estaba alucinada… Repasamos todo lo que necesitaré para el parto. Ya la siguiente visita de la semana 39 será mañana Jueves que se publicará el post 🙂

Y hay opiniones de todo tipo, tantas como colores… Cómo decía María en otro post anterior… ¡LOS OPINÓLOGOS! Los que están de acuerdo pero no, los que se echan las manos a la cabeza, los que quieren infundirte miedo, los que no están de acuerdo, los que sí… Pero todos opinan. Pero en fin, éste embarazo y parto han sido muy buscados y queridos de esta manera y  los únicos que debemos estar realmente seguros de lo que queremos o no somos mi marido y yo. Que por eso somos una familia plena y consciente de lo que hacemos o queremos hacer.

Ver nacer a nuestro segundo hijo o hija en casa, en nuestra intimidad, nosotros solos. Pasarlo juntos y estrechar lazos. Vivir la experiencia plenamente y conscientemente. Sentir que has traído tú (nosotros dos) esta criatura al mundo. Y amarla solo nacer de ti. Pasar todo el proceso con o sin Martina, ella decidirá. Es una necesidad emocional que llevo dentro. El no pasar por esta vida como espectadora sino como persona activa. No perderme un momento tan duro pero bonito a la vez, por seguir a la sociedad en la que vivimos, por el qué dirán o por el qué pensarán, no vale la pena. Al fin y al cabo todos pasarán por tu vida y se irán, y nadie la vivirá por ti. No quiero ser una abuelita y pensar que me perdí el parto de mis hijos por seguir a un ginecólogo que me programó una cesárea innecesaria, por creerle y no buscar otro camino. O bien porque mis padres o familia no hubieran estado de acuerdo. Muy triste, ¿no?

Cuando te haces mayor y adulto tienes que seguir tu corazón, y ser responsable de tus actos y decisiones. Cualquier decisión es buena si tu la crees así. ¡Así que a por todas!

Ya quedan pocos días u horas, quién sabe. En cuanto mi cuerpo se sincronice con el de mi bebé empezará la siguiente fase de ésta aventura tan bonita, la danza. La verdad es que ya tengo ganas… ¡Sobretodo de saber que es! Empezó este verano y ya ha pasado el otoño, Navidades, Reyes, Semana Santa… Vaya, ¡que no me haga ya esperar mucho más!

 

¡Feliz día!

Paula

{ Mi Octavo mes de embarazo… }

Mi octavo mes de mi segundo embarazo está siendo más duro de lo que me pensaba… Ya estoy en la semana 33, ¡hoy exactamente en la 33+2!

11006089_10153184303976742_1995385798_n

He tenido un embarazo estupendo, unos primeros meses sin molestia alguna, sin náuseas,  sin nada… Y realmente parecía de ensueño teniendo ya una pequeña de 2 años.

Hasta que ha llegado el octavo mes de embarazo. No puedo más.

Últimamente mis noches de insomnio son más frecuentes, con lo cual durante el día estoy cansadísima. Mi pequeña vikinga ya se encarga de agotarme del todo. Además ya me cuesta ir detrás suyo, ella cada vez corre más y yo cada vez puedo menos…

Las noches que finalmente puedo dormir me fatigo si estoy boca arriba, ya que el barrigón me oprime los pulmones… jejeje ¡Todo un cuadro! Boca abajo imposible desde hace semanas aunque era mi posición favorita… 😦 Y si duermo de lado me duelen las caderas, sea cual sea el lado sobre el que duerma. Me comentó la comadrona que eso es bueno, pues mi cuerpo ya se está preparando, se está ensanchando para el gran día. Eso me alegró, pero cuando lo sufro cada noche me muero de dolor. Luego cuando me levando ando como un pato durante un rato… Y cada día me despierto ya con dolor de espalda. Así que deseando estoy que pasen estas últimas semanas, tener mi retoño y olvidarme de todos estos síntomas.

Aunque se que después vendrán otros… 🙂

No se si os pasa también, pero tengo un montón de rampas en los pies. Hace unos días tuve una de risa. En medio de una sesión de fotos me dio una rampa en el pie derecho y me salió  la pierna disparada hacia un lado. ¡Nos empezamos a reír a carcajadas! La verdad es que fue muy cómico… jejeje Madre mía…

11016567_10153184304046742_135496030_n

Hasta hace poco aun no había tenido las famosas contracciones de Braxton Hicks. Bien pues de golpe, ha sido entrar en este nuevo mes y las tengo a diario y un montón. Se me pone la barriga bien dura, bien dura, bien dura y no veas como aprieta hacia abajo, duele un poco. En su mayoría son indoloras pero necesito sentarme un par de minutos.

¡Sentarse o estirarse es cada vez más difícil, pues ya casi no tenemos abdominales y eso se nota!

No es que especialmente te sientas Súper Sexy en esta etapa, pero sí que el apetito sexual es más frecuente que en el primer trimestre de embarazo por ejemplo. Recuerdo que en mi primer embarazo era aun más acentuado, tenía muchas ganas a menudo, pero tengamos en cuenta que ahora ya somos tres en casa esperando al cuarto y hay menos ratos para estar en pareja. ¡Pero está claro que si quieres los encuentras!

Otro de los síntomas que he notado éstas últimas dos semanas es la acidez de estómago y/o digestiones pesadas. Me cuesta más hacer una buena digestión y además al cabo del rato tengo acidez… Ya se que se debe a que el estomago es presionado por el útero estas últimas semanas, pero ahí está un síntoma más.

Y finalmente las idas y venidas al baño son cada día más frecuentes. De noche parece que voy a explotar y al menos voy un par de veces sino más. Otro de mis aliados a sufrir insomnio luego, ya que una vez despierta me cuesta agarrar el sueño de nuevo.

11016508_10153184304086742_1272469003_n

Y aquí me tenéis,

me voy a descansar un ratito más que son las 6.30h de la madrugada 🙂

 

¡El gallo ya canta! Hasta mañana…

Paula

 

 

 

{ Mudarse de casa a las 30 semanas de embarazo }

A veces te das cuenta tarde de que un cambio de casa sería lo mejor para tu familia, pero aun así piensas que más vale tarde con una pequeña de dos años que más adelante con tu pequeña y el bebé que viene en camino…

Así que manos a la obra. Nada es imposible.

Empezamos a buscar casa estando yo de unas 20 semanas, y a los pocos días encontramos nuestro futuro hogar. La verdad es que se me hacía cuesta arriba, sabiendo que en pocas semanas la panza iba a ser ya bastante pesada. Finalmente dimos el paso estando ya sobre las 26 semanas… ¡¡¡Pero con muchísima ilusión!!!

Entre papeleos, preparación de la casa (pintar, adecentar…) y preparación del traslado nos plantamos a finales de la semana 29… Allí empezó lo duro…

Realmente no sabemos lo que llegamos a acumular en nuestras vidas hasta que uno no se muda de casa. Empezamos a hacer viajes con el coche, junto con ayuda de familiares, cargados de cajas y caja, y cajas, y cajas… ¡¡¡Y más cajas!!! Madre mía… Lo que cabe en una casa… Y eso solamente era el inicio, el día de la mudanza “GENERAL” estaba cerca ya. Un trasiego, un ir y venir… Pero cierto es que con ilusión todo es menos malo, menos pesado, menos negativo.

Así que finalmente llegó el día de la mudanza, parecía que nuestra casa estaba medio vacía ya… nuestros recuerdos se habían ido borrando esos días, y todo estaba tranquilo, sereno, vacío. Pero realmente cuando empezaron a sacar muebles, y cajas, y electrodomésticos, y cajas, y lámparas, y cajas, y cortinas, y cajas… No estaba tan vacía como parecía. Madre  mía suerte que habíamos hecho cajas y recogido prácticamente todo, porque lo que sale de una casa es increíble.

Me pasé el día arriba y abajo, con mi barriga dando con cualquier cosa que se me cruzara delante. Ya no tengo sentido del espacio que ocupo. De hecho, la cabeza de mi pequeña me llega a la barriga ya y diría que cada día le doy al menos un barrigazo sin querer… jeje ¡¡pobre!!

Luego hubo otro tema muy interesante…

Que “A LOS HOMBRES NO LES GUSTA QUE LAS MUJERES LES MANDEN” eso ya lo sabemos, ¡¡Pero que sea una mujer y embarazada, ya es el sumum para ellos!!

Pero claro está que me puse de sargenta en mi casa, yo soy interiorista y la he diseñado de arriba a abajo, y se perfectamente cómo va montado cada elemento. Así que me dediqué a ayudar en aquellas cosas que no sabían cómo iban, pero bueno, se lo tomaban todo medio mal… jajaja ¡¡¡HOMBRES!!!

Tuve que hacer parones, pues ya estoy con las contracciones de Braxton Hicks y cuando me canso son más seguidas… Les pedí que me dejaran la silla del despacho sin embalar y así podía ir parando. A ratos me dolía la barriga como si tuviera agujetas. Otra contracción… Finalmente acabamos la mudanza inicial y fuimos a montar la casa nueva.

 

UNA ODISEA.

 

Miramos de contratar el servicio de mudanzas que más confianza nos dio, que no por eso era el mas económico… Los operarios unos jetas. Nos querían dejar en la otra casa con el camión descargado pero sin montar nada. Que volverían el lunes…

¿El lunes? Y que hago yo todo un fin de semana con todo de por medio y  sin cama, ni sofá, ni mesa, ni sillas… Bueno allí me cuadré. ¿Qué se habían pensado?

Finalmente no lo montaron todo pero sí lo esencial. Así que el lunes lo acabaron. Yo muertecilla no, lo siguiente. Pero el fin de semana fue muy duro también. Ir desembalando cajar, y cajas, y cajas… Dios ¿Cómo habíamos acumulado tanto? Y lo peor es que todo nos parece “imprescindible”… Vivimos en una sociedad realmente materialista. Es así.

El martes la casa aun era un palacio de CAJAS Y CAJAS. Pero poco a poco fuimos desembalando todo. Ayer miércoles por fin apareció la caja de mi iMAC y pudimos montarlo de nuevo en mi nuevo despachito. Y aquí estoy. Rodeada de cosas por hacer, pero con la necesidad de escribir y contaros cosas.

Hoy ha sido una de mis noches de insomnio, así que aquí estoy desde hace horas trabajando. ¡Y como guinda este post para hoy!

Estoy muuuuuuy cansada, estos meses que vienen de baja y nueva maternidad estaré con Martina en casa, así que descansar no descasaré mucho, pero tengo tantas ganas de pasar estas últimas semanas con ella que me puede el cansancio 🙂

Desde que la dejé en la guardería (de mañanas) con un añito pelao que no le dedico un tiempo bonito a mi princesa. Así que el esfuerzo y cansancio de la mudanza ha merecido la pena. Ahora toca empezar a descansar y disfrutar de mi pequeña.

 

Un besito enorme.

Paula