Archivo de la etiqueta: embarazo

A punto de caramelo

39 semanas

Y qué nervios!!!! Cuántos sentimientos encontrados!!! Después de nueve meses estoy a punto de tener a mi niño en brazos!!!

Estos últimos tres meses han sido los mejores del embarazo a pesar de las dimensiones de mi barriga, eso si, no me he librado de ciertos inconvenientes propios de mi estado como los ardores u hongos vaginales. Para los ardores os recomiendo tomar infusiones de jengibre, mano de santo! Y los hongos… la matrona me recetó un óvulo y una crema que me fue muy bien. Para cualquier duda, vuestra matrona es vuestra mano derecha.

En este último trimestre no puede faltar una sesión de fotos, porque no hay nada más bonito que la barriga de una embarazada. Nosotros la hicimos low cost, en casa y con los medios que teníamos porque queríamos unas fotos divertidas y diferentes. Somos muy tímidos para hacer el tonto con un fotógrafo así que tiramos mano de un trípode y el disparo automático.

Aquí tenéis una muestra. Y no os lo había desvelado todavía pero como veis se llamará Julen 👶🏼. El nombre costó decidirlo 🤣 no nos poníamos de acuerdo mi marido y yo. Al final le dejé ganar jajajajaja. Era lo justo, yo elegí el de Lucas.

Es difícil describir todos los sentimientos que se me agolpan llegado este punto, desde las lágrimas hasta la más pura felicidad, de la incertidumbre a la seguridad. Me agobia tener un parto inducido como me ocurrió con mi primer hijo (puedes leerlo aquí). Quiero ponerme de parto, quiero saber que es tener contracciones naturales, espaciadas, seguidas, fuertes o débiles. Quiero un parto por sorpresa. Sé que ahí dentro no se va a quedar, sé que por mucho que tarde, si no quiere salir antes de las 42 semanas, me lo provocarán. Pero ese no es mi parto soñado.

Seguro que alguna se le pasa por la cabeza todas esas historias que andan por la red sobre métodos para ponerse de parto. Haz el amor, baila, anda, sube muchas escaleras… A muchas mujeres les funcionará, no lo dudo, pero a mi nada me funcionó con Lucas y de momento tampoco con este segundo embarazo.

Cuando estoy optimista, pienso en que no me queda nada para verlo y me lleno de energía. Siento una contracción… Otra… Visualizo el momento e imagino que ha llegado la hora, pero entonces, todo se para y pasan los días.

Nunca se sabe, pero en principio no está en nuestros planes tener más hijos y será mi último embarazo. Pensar que no voy a volver a sentir vida dentro de mi me llena de tristeza. Que contradicción!!! Querer verle la cara y a la vez desear que esto no acabe nunca.

Ya veis, vivo en un vaivén de emociones, una montaña rusa. Será que estoy a punto de caramelo?

Bea

Mamis 2.0

Anuncios

Después del positivo. Los tres primeros meses.

Este embarazo está siendo muy diferente del primero, ya lo dicen, cada embarazo es un mundo.

En mi caso, mi primer embarazo fue muy placentero, cero complicaciones cero molestias y dormir tanto como quisiera. No supe que eran los ardores o levantarme al baño mil veces hasta el último mes. No sabía lo que era sentirme cansada a pesar de estar trabajando y de parecer una mesa camilla (es lo que tiene tener hambre a todas horas y que todo te siente bien 😅). Vamos un embarazo de lujo y claro, una servidora no estaba acostumbrada a todas esas molestias propias que con este segundo estoy teniendo.

Al igual que hice con Lucas, sobre la semana 7 fuimos al gine para oír por primera vez su corazón y asegurarnos que todo iba bien. En esta visita ya me vine con mi primer tratamiento, tenía infección de orina. Es verdad que es algo típico en las mujeres embarazadas pero no en el primer trimestre!!! Y yo…que nunca tuve infección jamás!!!

Vomitar lo que se dice vomitar, gracias a Dios las puedo contar con los dedos de una mano pero ese malestar continuo sin importar que tengas el estómago lleno o vacío me acompañó hasta bien entrado el segundo trimestre. Eso sí, no veas cómo estoy guardando la línea, kilos he cogido los justos.

Otra molestia que no había experimentado en mi primer embarazo ha sido la sensación de tener taquicardias. Que desagradable!!! 😟 Mi tensión estaba y está, fabulosa y en cambio noto, ahora menos que al principio, como si el corazón se me fuera a salir del pecho sobre todo en momentos concretos como después de comer o al acostarme. Esta sensación es muy típica de los ataques de ansiedad, pero desconocida para mi en el embarazo. Se supone que es porque mi cuerpo bombea más sangre…

Y que decir de ese cansancio extremo a todas las horas del día? Llegaba la noche y me encontraba tan mal que parecía que iba a morir (que exagerada soy jajajaja) pero a la vez, no podía decir que es lo que me dolía porque dolor no tenía. Esto por suerte ya pasó y ahora me agoto pero no me encuentro con ese mal general.

Se supone que en este periodo te duermes por los rincones, en otras palabras, que pareces la bella durmiente. Pues no. Yo tenía mucho insomnio. Que contrahecha!!!

Pero el segundo trimestre no estuvo más relajado… Esto será otro post porque la lavadora me espera.

Por cierto, ¿No os he dicho todavía el sexo del bebé????? Sorpresa sorpresa!

Bea

Mamis 2.0

Buscando la bimaternidad

Cómo lo prometido es deuda, es hora de poneros al día de todo lo que me ha pasado en este tiempo de ausencia y volver a las buenas costumbres de escribir regularmente.

Bueno, al lío…

Por fin Lucas come bien, le gusta lo que le gustan a todos los niños, y en mi casa ya no hay potitos en la despensa!!!!! Un gran hito en la historia de la familia!!!! 🤣🤣 Ya tiene cinco años y hasta se le ha caído su primer diente de leche.

Al ver cómo crece su autonomía e independencia y sumado a una pequeña ampliación de la casa…decidimos que era un buen momento para buscar un hermanit@.

Empecé a tomarme ácido fólico y a mirar mis días fértiles, que ya sea de paso os diré que no debí hacerlo, porque solo consigue que te obsesiones en ese maravilloso proceso de búsqueda. Todo llega cuando menos lo esperas!!

Después de cuatro meses de locura entre mis días fértiles, el trabajo de mi marido y esos días en los que no podía más de alergia al polen y me tomaba antihistamínicos… Tuve una reacción alérgica bastante grave que me hizo estar unas horas ingresada en el hospital. Tras este chute de cortisona y demás, me aconsejaron aparcar el tema embarazo 😞. Me hundí en la miseria pensando cuándo podría volver a intentarlo porque no mejoraba, dependía del Ebastel para parar la salida de esos enormes habones en mi piel que me picaban al extremo. No sabían que me estaba provocando esa alergia y por tanto como pararlo y bueno, seguimos sin saber que me pasó.

Sin saber porqué ni como vino, también desapareció. Tras un tiempo prudencial para limpiar mi cuerpo, volvimos a la búsqueda del ansiado positivo aunque sin muchas expectativas debido a que mi marido y yo no coincidíamos en mis días fértiles. Yo y mi obsesión con esos días!😒

Recuerdo que ese mes que retomamos la “acción” jiji me lo tomé de manera diferente. Estaba aquí mi amiga de Bcn y eran ferias, salíamos y algún mojito caía, subí hasta a una atracción para rememorar viejos tiempos juntas. Y cuando llegó el día de mi período…no vino. A la semana pudimos confirmar ese esperado positivo. Estaba embarazada de nuevo!!!! Cuando menos lo esperaba!!!!

Consejo: no os obsesionéis como yo en la búsqueda, es peor, hacerlo cuando apetezca 😜 y sin mirar el calendario.

Y bueno, ya estoy en la semana 32!!!!! Poco a poco os iré contando este embarazo, un poco más tortuoso que el primero.

Bea

Mamis 2.0

Lo que tiene que escuchar una embarazada del segundo

Lo primero de todo, mil disculpas por estar tanto tiempo desaparecida. Llegó un momento en que me sentí desmotivada y sin saber que aportar a otras mamás y dejé de escribir. En todo este tiempo mi vida ha cambiado de nuevo, y poco a poco os iré poniendo al día, prometido 😉

Quizás os preguntéis por que justamente hoy he retomado el blog. ¿Sabéis de esos momentos en los que necesitas urgentemente hablar con mamás que sientan lo mismo que tu? Hoy necesito hablar sobre lo que pienso, sobre lo que siento y los demás me hacen sentir.

Os pondré en antecedentes. Estoy embarazada del segundo, semana 27 y como ya os podréis imaginar con las hormonas muy revolucionadas. Llevo escuchando las mismas palabras desde que mi entorno supo la noticia.

“Ya verás que envidia coge el mayor”. “No cojas mucho al bebé para que el mayor no tome celos.” “Uyy si ahora se comporta así, cuando llegue el hermanito…”

Y otras palabras similares…

Pasará lo que tenga que pasar, pero ¿Por qué adelantar los acontecimientos? ¿Por qué decirle a una embarazada estas cosas que no la benefician para nada en absoluto? Porque por nada del mundo una madre quiere que su hijo mayor se sienta desplazado y no querido. ¿Por qué hablar de una situación que aun no ha llegado? Que no somos adivinos! Que cada niño es un mundo y que si llegado el momento hay que gestionar unos celos, pues no pasa nada, es un sentimiento mas que todo el mundo ha vivido alguna vez en su vida. Además esa gente no va a vivir en mi casa, que mas les da si hay celos y rabietas.

Me dicen… “No te lo tomes así, son palabras bien intencionadas.” Es posible, no digo lo contrario, pero no ayudan al que las escucha.

El último comentario de esta retahíla, me colmo el vaso. “Pues tendrás que dejarlo una temporada con sus abuelos” Queeeeeeee??? No podía creer lo que estaba oyendo, y de alguien cercano! Entonces, ¿la mejor manera de parar los celos es desplazando al mayor a casa de los abuelos? Sin palabras.

Ya os contaré como van sucediendo los acontecimientos una vez llegue el día, pero no quiero pensarlo antes de tiempo. Me niego a preocuparme antes. Quiero disfrutar de mis dos hijos sin tener prejuicios sobre como actuaran cuando se conozcan. Y si tengo la suerte de que alguien bien intencionado lee esto, por favor evita tus comentarios negativos, no ayudan, hacen daño.

Y vosotr@s, ¿Escucháis muchos comentarios de este tipo? ¿Estáis cansadas de los comentarios “bien intencionados”?

PD. Gracias!!! Escribir me sana el corazón.

Bea

Mamis 2.0

La biopsia corial

Hasta hace unos meses, no sabia de sus existencia. Nunca había oído a nadie hablar de una biopsia de placenta o de ninguna otra prueba diagnostica de enfermedades genéticas o malformaciones en el feto que no fuera la amniocentesis. Por desgracia, ya lo se.

Os voy a contar un poco en que consiste y demás por si os veis en la tesitura de tener que conocerla. Esta prueba radica en tomar una muestra de la placenta para analizarla y detectar posibles enfermedades genéticas, cromosómicas y otras malformaciones en fetos con alto riesgo de padecerlas como por ejemplo síndrome de Down, la enfermedad de Tay-Sachs, la fibrosis quística o la anemia de las células falciformes, pero no puede detectar defectos en el tubo neuronal, como la espina bífida.

Se realiza entre las semanas 11 y 13 de gestación porque es sobre las 10 semanas cuando la placenta ya se ha desarrollado completamente y se pueden distinguir sus diferentes zonas; una de ellas, el corion donde la placenta entra en contacto directo con la pared del útero y se realiza el intercambio de nutrientes.

Resultado de imagen de corion placenta

Se puede hacer antes, pero el riesgo de malformación fetal o de aborto es muy alto, y más tarde no es una técnica rentable, ya que los resultados tardan un tiempo y no se puede interrumpir un embarazo avanzado.

Dependiendo del lugar donde la placenta esté unida al útero, el especialista, con ayuda del ecógrafo, recoge la pequeña muestra de tejido de la placenta de forma transvaginal, a través de la vagina, o transabdominal, a través del abdomen. Esta prueba no se ofrece rutinariamente a todas las gestantes porque tiene un porcentaje más alto de aborto que la amniocentesis y el riesgo de aborto siempre es más alto en el primer trimestre que en el segundo.

Ahora bien, lo peor de todo este rollo es cuando sin saber porqué criterio, te recomiendan la prueba. Te sometes a ella muy asustada pues te dicen que los análisis son bastante anormales y una vez te dan los resultados, te dicen que tu bebé está perfecto. Hasta aquí se ha quedado todo en un susto, asumible. La pesadilla llega cuando pasados unos días, por los riesgos de la prueba, a pesar de que todo había cicatrizado bien y no sangras, sufres un aborto y te abruman las preguntas…

¿Por qué no me repitieron los análisis que tan solo son una muestra de sangre fácil de recoger? ¿Por qué los médicos no han sido capaces de esperar dos semanas más a la amniocentesis que conlleva un riesgo menor? Mi bebé estaba sano…

Bea

Mamis 2.0