Archivo de la etiqueta: alimentos

Amamantar más allá del primer año de vida

Quiero reivindicar y que se oiga muy alto, que la lactancia materna es lo mejor que una madre puede legar a su pequeño y si se prolonga en el tiempo, mejor que mejor.

image

Según la OMS y la Asociación Española de Pediatría, la lactancia materna es beneficiosa tanto para la salud del niño (disminución de infecciones respiratorias, otitis y diarreas, menos ingresos hospitalarios,  menor riesgo de muerte súbita del lactante, enfermedades autoinmunes y obesidad, entre otros), como de la madre (menor riesgo de hemorragias en el postparto, cáncer de pecho y de ovario, diabetes, enfermedades cardiovasculares y depresión) y sus beneficios son más evidentes a mayor tiempo de lactancia. El efecto protector de la lactancia materna aumenta en proporción directa con su duración. A pesar de los prejuicios culturales de nuestra sociedad, la lactancia materna más allá de los 2 años sigue teniendo beneficios tanto para la madre como para el niño.  Por ello se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, esto es, hasta que la madre y el bebé lo deseen.

image

A pesar de todos estos beneficios basados en investigaciones científicas aún hay quienes la cuestionan y lo que es peor la demonizan. Es indignante oír por televisión como el Dr. González Cano estigmatiza la lactancia materna y a pesar de que la propia OMS y la Asociación Española de Pediatría muestran su inconformidad con sus declaraciones, sigue en su cargo público haciendo daño a madres y bebés.

Os citaré una de las barbaridades de su libro sin ahondar mucho pues no quiero dar publicidad ni a esas sandeces ni a personajes como él. Según este señor la lactancia más allá del año de edad puede provocar el desarrollo en el niño del Complejo de Edipo. Permitirme que me ría de Freud, pues esta teoría me parece la mayor chorrada dicha por un filósofo y psicoanalista y que se diga que por dar el pecho estoy provocando que mi hijo tenga deseos sexuales hacia mi, ya sobre pasa mi mundo. ¿Por qué sólo pensamos en el pecho como carácter sexual?

Estoy harta de las miradas sucias cuando una mamá da el pecho en público y incluso que otras mujeres te juzguen como si por eso no fueras una mujer decente. Dar el pecho es lo más natural y bonito para una madre. Y tras ese pecho desnudo no hay nada más que amor. Todo es cuestión de educación y por desgracia hoy en día la que nos educa es la televisión.

Hay muchas personas todavía que se dejan llevar y más aún si lo dice un pediatra por la televisión y con un libro!!! Señores de la sexta elijan mejor sus entrevistas!!!!!

image

Con esto no quiero hacer sentir mal a esas mamás que por sus circunstancias no pueden dar el pecho a sus bebés y no por eso son peores madres, para nada. No estamos juzgando a ninguna mujer, lo mejor es poder elegir teniendo toda la información. Pero tampoco vamos a decir por eso que la leche en polvo es igual de buena que la de una madre y tampoco vale que se me juzgue a mi si decido darle a mi nene el pecho hasta que me de la gana. Porque así pasa, que cuando digo a algunas personas que sigo lactando a mi niño me dicen de todo menos animarme a seguir, me miran como loca. ¿Por qué tendría que privar a mi hijo de algo que se que le beneficia?

Pero además es que lactar es más que alimentar. Dar el pecho afirma el vínculo madre-hijo y proporciona al niño un consuelo y apego inexplicable. Da igual lo que le pase, en tus brazos con su tetilla es feliz. La naturaleza es sabia y deberíamos tenerla más en cuenta.

Bea, mamá de un niño de 23 meses al cual sigo dándole el pecho y es que para nosotros la teta es mucho más que leche. Es apego y cariño, es nuestro momento. Es seguridad, es consuelo…

Mamis 2.0

Anuncios

Y LLEGA EL MOMENTO DE INTRODUCIR ALIMENTOS…

Recapitulando mi primera experiencia como madre, trato de mira atrás y no recuerdo que me preocupara el tema de introducción de alimentos, tenía asumido que introducir alimentos a los bebes era una difícil tarea, y que todo dependería de “mi agilidad para meter la cuchara tan pronto se distrajera mi hijo”, entonces lo tomaba relativamente “normal”… Tan asumida tenía la idea de que iba a empezar una lucha con mi hijo para que comiera que, llegados los cinco meses, me hice llegar de cuanta cuchara hubiera en el mercado, platos e inventos varios, que “a mi parecer” serían mis aliados para que mi hijo comiera.

Lista ya para lo irremediable, una semana antes de que mi hijo cumpliera los seis meses, llego a mí por casualidad un artículo que hablaba del baby led weaning, ¡¿pero y estó de que va?!. Pues bien, el baby led weaning es en palabras simples “introducir alimentos a los bebes sin triturarlos”, es presentarle a tu hijo los alimentos en su forma natural y que así, el mismo descubra que son las frutas, las verduras, la carne, los cereales, etc; y al mismo tiempo aprenda a regular lo que come. ¡Ah!, se dice fácil, pero resulta que llevarlo a la práctica no lo es tanto… Hablemos claro, una como madre siempre trata de proteger a su hijo, y seguro ahora que me lees, pensaras ¿esta psicópata desquiciada de que va? ¿Introducirle alimentos a los bebes sin triturarlos?!es una locura!. Más aún cuando sabemos que la mayoría de los bebés a la edad que les introducimos los primeros alimentos no tienen dientes, ¿cómo van a masticarlos?. Bueno, resulta que a mí también me preocupaba eso, y como tú y muchas personas más, me aterrorizaba pensar que mi bebé fuera a ahogarse e incluso a que no subiera de peso y todas las demás cosas que nos dicen el pediatra, nuestras madres, familia y amigos, en sí lo que la gente cuenta.

image

Este artículo que leí me convenció de intentarlo pues entre otras cosas, cuestionaba ¿en la prehistoria y sin licuadoras como comían los bebes?, es muy cierto pensé, llegados a este punto me puse a investigar el abc de este método, y una vez convencida al 100%, le acerqué a mi esposo toda la información y le dije: “lee esto, mira este video, y me dices que opinas”. Lo hizo y su pregunta fue ¿bueno, que propones?, y sin miramientos dije: “vamos al lío, intentémoslo y a ver qué pasa”.

Cuando tocó la revisión del pediatra, me dijo: “ahora como ya han pasado los 6 meses de lactancia materna exclusiva, toca introducir alimentos”, oh oh pensé, ahí viene lo bueno, como le explico al pediatra lo que quiero hacer con mi hijo, ¿le digo o no?¿me reñira?, en fin no me importo tanto y le dije “con que empezamos”, me dijo “verduras … le trituras esto y aquello y venga a comer se ha dicho”, me fui a mi casa, y le dije a mi marido “tráeme acá estas instrucciones, no haremos triturados”, empezaremos con una verdura por tres días, y luego otra y otra y así hasta completar los alimentos que tocaban ese mes. Con miedo, el primer día le cocí brócoli y con mi cara expectante senté a mi hijo en la trona y se lo di, (me preparé el coche por si habría que salir corriendo al hospital por atragantamiento, ni siquiera lo até a la trona para poder sacarlo rápido, en fin, no traje una ambulancia porque no podía), cuando el primer bocado veo que empieza y hace unos ruiditos como de ahogarse, bueno me moría, pero al momento veo su cara de felicidad y veo que a pesar de que yo escuchaba esos ruidos extraños, él se lo estaba pasando pipa, en nada termino el calabacín, eso sí dejo todo perdido, suelo, ropa, trona, todo, pero bueno para ser el primer día no estuvo mal. Luego pensé más tarde, como sabré ¿cuánto come?, yo vi todo sucio pero ¿habrá comido algo? o ¿ todo lo tiro?, mi sorpresa fue al cambiarle el pañal, había trocitos de brócoli, ¡que felicidad! y un gran alivio sentí. Pasados los meses, puedo decir que la experiencia de usar este método ha sido muy gratificante, mi hijo desarrollo el movimiento de pinza antes que otros niños, nunca tuve problema con el peso, y ahora con dos años, come de todo, y es feliz pero sobretodo muy sano. Ahora que tengo mi segundo hijo, también estamos inmersos en este método y nuevamente con buenos resultados, mi hijo come lo que le gusta, disfruta comer, y yo me enamoro más de él cuando lo veo tan sano, tan lleno de vida. Antes de terminar este post, os cuento, un día me arme de valor y le conté al pediatra de mis hijos de esta manera de darles de comer, y mi sorpresa fue, que él se informó de que iba y le gusto tanto que ahora, lo recomienda en su consulta. Si tienes dudas para iniciar con este método, pregúntame…

Sonia

Mamis 2.0