Reproducción asistida

Este es un tema poco conocido, poco sabía yo de él, pero en el maravilloso mundo de la maternidad no pasa un día sin aprender algo nuevo. Hay muchas mujeres que desean más que nada en el mundo ser madres pero que por diversos inconveniente o problemas, necesitan recurrir a la reproducción asistida.

Es importante saber que hoy por hoy, en España, estos tratamientos son costeados por la Seguridad Social siempre y cuando se cumplan unos requisitos entre los que cabe destacar que la edad máxima es de 40 años y no se deben tener hijos previos. De esta manera se “garantiza” la maternidad sea cual sea tu capacidad económica. Puesto que hay largas listas de espera y hay una edad máxima, la rapidez al acudir al especialista en cuanto se detecte cualquier circunstancia adversa es vital. La edad se eleva a 50 años si hablamos de centros privados y ya se sabe con dinero melones.

En la Seguridad Social tenemos derecho a cuatro intentos para la inseminación artificial y tres intentos para la fecundación in vitro y poseer buena reserva ovárica ya que como sabéis solo tenemos un determinado número.

La inseminación artificial es un procedimiento relativamente natural, pues lo que se hace en realidad es facilitar a los espermatozoides el camino de llegada al óvulo salvando o quitándole todos los obstáculos posibles. Esta técnica da muy buenos resultados cuando el problema es que los espermatozoides del hombre son perezosos o de poca movilidad. Cuando la inseminación artificial no da resultado se utiliza la reproducción in vitro.

La Fecundación In Vitro comienza con la obtención de óvulos mediante la estimulación ovárica  durante 8 o 10 días. En este tiempo se extraen de 7 a 12 óvulos con una punción que dura 15 minutos para cual te anestesian. Hay dos tipos:

     Fecundación in vitro convencional que consiste en el contacto del óvulo con unos 25.000 espermatozoides, provenientes de la pareja de la paciente o de un donante, que se dejan a su suerte en el laboratorio.

 Microinyección o inyección intracitoplasmática que se realiza inyectando solo un espermatozoide óptimo en el óvulo. Esto ocurre caundo el semen es de mala calidad y es necesario seleccionar el espermatozoide más adecuado.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos que se toman para conseguir la fecundación pueden ocasionar cambios de humor, dolor de cabeza, dolor abdominal y otras secuelas. Algunos de estos medicamentos se tienen que inyectar varias veces al día pudiendo ocasionar hematomas.

Si estas un año buscando y todavía no lo has conseguido, ve al ginecólogo y no te preocupes o desesperes cada vez que vuelve a bajarte la regla. El cuerpo humano es muy complejo y cualquier tontería puede estar afectando al proceso de concepción. Conozco varios casos en los que la solución iba de la mano de unas simples pastillas. Y si el problema es más complejo o es debido a tu pareja, habrás ganado tiempo porque además debemos pensar que cuanto mayor es la mujer, menor será la posibilidad de que se quede embarazada y mayor la de que se produzca un aborto si consiguiese quedar.

A muchas valientes mujeres que han pasado por esto les da vergüenza contarlo y no hay porqué. Lo importante es llegar a lo que se quiere, tu ansiado bebé y todo el proceso da lo mismo. Siempre hay que luchar por lo que se quiere con la cabeza bien alta y el tener que recurrir a estas técnicas no te quita valor como madre o padre. Pensemos que nuestras experiencias pueden ayudar a muchas otras personas en nuestra misma situación.

Bea

Mamis 2.0

 

 

 

 

 

Anuncios

La depresión postparto.

Creo que nunca os he contado mi experiencia en el postparto y hoy puede ser un buen momento para recordar esos meses en los que una parte de mi estaba triste por no sentirme pletórica. Muchas mujeres la sufren debido a esa montaña rusa de hormonas y emociones que nos llevan de la alegría máxima a la tristeza profunda. Parece contradictorio pero son estados de ánimo que una mujer en el postparto no puede evitar.

Me dolía encontrarme triste cuando tenia todo lo que siempre había querido, tenia en brazos a mi bebé y debía ser la mujer mas feliz del mundo y no lo era. Estaba triste sin saber porqué, culpándome por no ser tan feliz como había imaginado. Todo el parto había ido bien y la lactancia materna tenía éxito…no tenia motivos para sentirme llorosa y en cambio lloraba por los rincones. Recuerdos esos días como tiempo perdido que no disfruté al máximo con mi pequeño pero se que fue inevitable.

A la inseguridad de ser primeriza, las hormonas en ebullición, el cambio en tu rutina… se añade la falta de sueño y entre todo crean un cóctel molotov. ¡Cuánto sufrí pensando que no quería lo suficiente a mi hijo! Y ahora me doy cuenta de que no es un problema de amor hacía tu hijo, para nada, es un problema químico en tu cuerpo.

¿Qué me ayudó a superarlo? Acudir al grupo de masajes de bebé que hacía mi matrona y sin duda, mis Mamis 2.0 ❤ Ellas siempre han estado ahí, a un clic de mi móvil para cualquier duda, compartiendo conmigo mis sinsabores y sus sinsabores. Esto me ayudó a ver otras maternidades sintiéndome acompañada, no juzgada, comprendida y además viendo que todas las mamás somos iguales.

Esto de compartir experiencias es más útil de lo que en ocasiones pensamos ya que te hace ver tus emociones, sentimientos y problemas desde otra perspectiva, ayudando de esa forma a nuestro cerebro a superar cualquier cosa, a motivarnos a avanzar y seguir.

Si estás en esta situación que describo, estas son mis recomendaciones:

  • Busca la ayuda de tu matrona.
  • Relacionate con otras mamás y grupos de lactancia o similares.
  • Sal a la calle tanto como puedas a pasear con tu bebé.
  • Habla de lo que te pasa con otros y exterioriza tus emociones.
  • No te agobies por las cosas sin hacer y descansa tanto como puedas.
  • Pide ayuda a tu pareja o familiares  si es que la necesitas.
  • Y nunca olvides que ese bache pasará y disfrutarás de la maternidad.

Una vez pasa ese aluvión de hormonas y ya estas adaptada a la situación, conoces a tu bebé y sabes que es lo que le gusta para dormir y con qué se relaja… todo va sobre ruedas. Tienes ganas de comerte el mundo y disfrutas de la maternidad, hasta de las noches en vela!!! Esta es sólo mi experiencia pero he pensado en compartirla por si sirve de ayuda a otras madres que puedan estar pasando por algo similar.

Bea

Mamis 2.0

 

Alimentos que es mejor evitar

De todos es bien sabido lo malo que es consumir aceite de palma o palmiste y todos queremos que nuestros hijos estén sanos y lleven una dieta equilibrada. El problema radica cuando vamos al supermercado y casi todo por no decir todo, lleva dicho ingrediente nocivo. Desde nuestra comida hasta el dentífrico o el champú lo contienen. Realmente no entiendo el porqué un champú o la pasta de dientes necesitan aceite…

Pues en esta búsqueda de alimentos o productos sin aceite de palma, me paso la hora de la compra leyendo los ingredientes de mis productos y la verdad es decepcionante. Podéis hacer la prueba, leer los ingredientes de vuestra crema corporal o de las galletas del desayuno, todo lo que nos rodea esta hecho con palmitate (otro seudónimo de este aceite).

Este aceite es más barato que otros por eso es el más utilizado por las multinacionales pero eso no es excusa sobre todo en productos destinados a niños. Confías que le estas dando a tu hijo lo mejor y cuando te pones a leer te quedas pasmada.


Hero baby: Marca dedicada a la alimentación infantil usa este aceite en sus galletas o en su fruta bebida. La última vez que fui al supermercado compré fruta bebida ya que va genial para el cole y pensé voy a comprarla de hero pues será mejor que la que venden de hacendado…Cual fue mi sorpresa cuando vi que no, es más natural la del mercadona porque no lleva aceite de palma.

Nestlé y Puleva: Ponen este ingrediente en sus leches de continuación. Ósea que es preferible darle a nuestro bebé lactancia materna todo lo que se pueda, leche de fórmula o directamente si tiene la edad leche entera normal.

Gullón, Oreo, hacendado, dinosaurios..: La mayoría de marcas de galletas usan aceite de palma. Ahora es cuando yo me pregunto que galletas le voy a dar a mi hijo. Todavía no lo se, tengo que seguir buscando.

Margarinas: Da igual la marca, todas lo contienen por eso la ultima vez que fui a comprar cogí la más barata, total no tienen ninguna nada de sana.

Nutella, Nocilla o similares: Con lo que les gusta a los niños (y a los mayores jaja). A veces parece increíble poder comer sano y a la vez que sea placentero.

Mustela, Nivea, Neutrogena, Letibalm: Cremas hidratantes y protectores labiales que lo usan como ingredientes.


Esto es sólo una muestra de lo que tengo en casa y que pudiera estar en cualquier hogar. Seguro que hay más marcas que lo usan. Me he propuesto en la medida de lo posible desechar de nuestra alimentación y cuidado corporal todos aquellos productos que contengan este aceite, será difícil. Si sabéis de algún fabuloso producto que no lo tenga, compartirlo conmigo 😉

Bea

Mamis 2.0

De mayor quiero ser como ella.

Esta es la historia de una gran mujer para la que no hay calificativos suficientes para describirla, mi madre. Mi madre no será extraordinaria, seguro que a lo largo de la historia ha habido mujeres tan valientes y altruistas como la mía, pero para mi siempre será la mejor. “De mayor” quiero ser como ella.

Mi madre ha tenido tres hijos (familia numerosa) y siempre se ha dedicado a nosotros. Al no trabajar fuera de casa, se las apañaba para darnos todo lo necesario con un sólo sueldo. Muchas veces se las ha visto mal, cuenta que cuando mi hermano era pequeño muchas veces se vio con el dinero justo para un bote de leche pero nunca nos ha faltado de nada ni siquiera caprichos.

Como eran otros tiempos, no pudo realizar su sueño de estudiar pero siempre la he visto con un libro en las manos. Cuando era pequeña, al ser la mayor de tres, siempre ha cuidado de sus hermanas y de todo aquello que su madre (mi abuela) le dejaba encargado hacer cuando se iba a trabajar.

Es una persona mañosa, sabe coser, tejer, ganchillo…lo típico que se aprendía entonces. Cuando era pequeña siempre me hacía unos vestidos preciosos y a día de hoy es mi modista. No hay falda o vestido que no sepa hacer y que no me quede como un guante. Quiero que me enseñe a coser, que me deje su legado porque lo admiro muchísimo.

Siempre está disponible para ayudar. Siempre optimista ante cualquier cosa. Siempre dispuesta aprender cosas nuevas.

Pero ella todavía a sus 65 años no ha dejado de criar. Cuando ya todos sus hijos nos habíamos independizado, cuando por fin podía dedicarse a viajar o a lo que quisiera… Adoptó a un niño de 8 meses. De esto hace ya 11 años que es lo que tiene mi hermano ahora y os aseguro que ha sido y será muy difícil. Álex no es un niño normal, tiene diagnosticada una enfermedad metal que hace que la convivencia con él, de unos años a esta parte, sea complicada, compleja, agotadora, delicada, dura… Y ahí esta mi madre, dándolo todo por él como si fuera sangre de su sangre con un amor incondicional.

Para mi siempre ha sido mi apoyo, mi pilar y aunque hoy no sea el día de la madre, quiero darle las gracias por tanto como ha hecho por mí. Cuando una se convierte en madre su visión del mundo cambia, se da cuenta de lo difícil qué es y del gran mérito que tiene. Gracias a nuestras madres somos lo que somos. Gracias a ti mamá soy lo que soy. Te quiero.

Bea

Mamis 2.0

 

 

 

¿Verdad o mentira?

Hoy quiero compartir con vosotr@s las declaraciones de Samanta Villar en el ABC. Como ella ha dejado su opinión, yo también quiero dar la mía (aunque no soy figura televisiva jajaja) más que nada porque no comparto su visión. Somos muchos, padres y madres para los que tener hijos es lo más.

Ella nos habla de que se pierde calidad de vida cuando se tienen hijos. ¿Verdad o mentira?

Bien, para mi la calidad de vida es ser feliz y no depende de las cosas materiales que tenga ni de los viajes que pueda hacer al año porque este donde este lo que quiero es rodearme de esas personas a las que quiero, mi pequeña familia. Ellos son los que le dan calidad a mi vida. Las comodidades  y los placeres no te abrazan ni te comen a besos. Tu vida estará vacía si no la llenas con cosas de valor. El dinero va y bien y las circunstancias cambian de la noche a la mañana.

Para ella la maternidad es dura, con inconvenientes insoportables,  dificultades extremas y un sacrificio estratosférico y como nadie te cuenta la realidad tomas una decisión engañada… ¿Verdad o mentira?

¿¿¿Insoportable, extremo, estratosferico??? Parecen los adjetivos de alguien que esta describiendo su escalada al Everest!!! TODO lo que verdaderamente merece la pena en esta vida necesita por nuestra parte un esfuerzo y un sacrificio. Claro que la maternidad es dura, pero merece tanto la pena… Más que cualquier vida llena de placeres u horas de diversión. 

No estoy en contra de esas mujeres que deciden no ser madres, para nada. Las respeto en gran manera pues cada cual decide que quiere hacer con su vida y tiene sus propias metas.

Si la maternidad fuera tan horrible, las madres no iríamos a por el segundo hijo. Seguro que detrás de sus declaraciones hay un duro postparto que no le ha permitido disfrutar de su maternidad.

Según ella debemos abandonar ya esta idea de que la maternidad es el último escalón en la pirámide de felicidad de una mujer. ¿Verdad o mentira?

No se debe generalizar. Para muchos hombres y mujeres tener hijos es felicidad. Tenemos como anticuado el concepto de familia pero para muchos todavía tener una familia es algo de gran gozo y los hijos, para muchas mujeres si son la cúspide pues prefieren ser madres antes que cualquier éxito laboral. 

Si es cierto que la maternidad está infravalorada, que no tenemos facilidades para la conciliación pero a pesar de todo, tener hijos es maravilloso.

Para mi, mi hijo es mi mejor adorno, mi mejor decisión en la vida. No quiero el reconocimiento de nadie, me sobra con su te quiero antes de ir al cole o de acostarse. Y repito, esta es sólo mi opinión, sin críticas, y la de otras madres y padres pero que también tienen derecho hacerse oír.

Bea

Mamis 2.0