De mayor quiero ser como ella.

Esta es la historia de una gran mujer para la que no hay calificativos suficientes para describirla, mi madre. Mi madre no será extraordinaria, seguro que a lo largo de la historia ha habido mujeres tan valientes y altruistas como la mía, pero para mi siempre será la mejor. “De mayor” quiero ser como ella.

Mi madre ha tenido tres hijos (familia numerosa) y siempre se ha dedicado a nosotros. Al no trabajar fuera de casa, se las apañaba para darnos todo lo necesario con un sólo sueldo. Muchas veces se las ha visto mal, cuenta que cuando mi hermano era pequeño muchas veces se vio con el dinero justo para un bote de leche pero nunca nos ha faltado de nada ni siquiera caprichos.

Como eran otros tiempos, no pudo realizar su sueño de estudiar pero siempre la he visto con un libro en las manos. Cuando era pequeña, al ser la mayor de tres, siempre ha cuidado de sus hermanas y de todo aquello que su madre (mi abuela) le dejaba encargado hacer cuando se iba a trabajar.

Es una persona mañosa, sabe coser, tejer, ganchillo…lo típico que se aprendía entonces. Cuando era pequeña siempre me hacía unos vestidos preciosos y a día de hoy es mi modista. No hay falda o vestido que no sepa hacer y que no me quede como un guante. Quiero que me enseñe a coser, que me deje su legado porque lo admiro muchísimo.

Siempre está disponible para ayudar. Siempre optimista ante cualquier cosa. Siempre dispuesta aprender cosas nuevas.

Pero ella todavía a sus 65 años no ha dejado de criar. Cuando ya todos sus hijos nos habíamos independizado, cuando por fin podía dedicarse a viajar o a lo que quisiera… Adoptó a un niño de 8 meses. De esto hace ya 11 años que es lo que tiene mi hermano ahora y os aseguro que ha sido y será muy difícil. Álex no es un niño normal, tiene diagnosticada una enfermedad metal que hace que la convivencia con él, de unos años a esta parte, sea complicada, compleja, agotadora, delicada, dura… Y ahí esta mi madre, dándolo todo por él como si fuera sangre de su sangre con un amor incondicional.

Para mi siempre ha sido mi apoyo, mi pilar y aunque hoy no sea el día de la madre, quiero darle las gracias por tanto como ha hecho por mí. Cuando una se convierte en madre su visión del mundo cambia, se da cuenta de lo difícil qué es y del gran mérito que tiene. Gracias a nuestras madres somos lo que somos. Gracias a ti mamá soy lo que soy. Te quiero.

Bea

Mamis 2.0

 

 

 

Anuncios

¿Verdad o mentira?

Hoy quiero compartir con vosotr@s las declaraciones de Samanta Villar en el ABC. Como ella ha dejado su opinión, yo también quiero dar la mía (aunque no soy figura televisiva jajaja) más que nada porque no comparto su visión. Somos muchos, padres y madres para los que tener hijos es lo más.

Ella nos habla de que se pierde calidad de vida cuando se tienen hijos. ¿Verdad o mentira?

Bien, para mi la calidad de vida es ser feliz y no depende de las cosas materiales que tenga ni de los viajes que pueda hacer al año porque este donde este lo que quiero es rodearme de esas personas a las que quiero, mi pequeña familia. Ellos son los que le dan calidad a mi vida. Las comodidades  y los placeres no te abrazan ni te comen a besos. Tu vida estará vacía si no la llenas con cosas de valor. El dinero va y bien y las circunstancias cambian de la noche a la mañana.

Para ella la maternidad es dura, con inconvenientes insoportables,  dificultades extremas y un sacrificio estratosférico y como nadie te cuenta la realidad tomas una decisión engañada… ¿Verdad o mentira?

¿¿¿Insoportable, extremo, estratosferico??? Parecen los adjetivos de alguien que esta describiendo su escalada al Everest!!! TODO lo que verdaderamente merece la pena en esta vida necesita por nuestra parte un esfuerzo y un sacrificio. Claro que la maternidad es dura, pero merece tanto la pena… Más que cualquier vida llena de placeres u horas de diversión. 

No estoy en contra de esas mujeres que deciden no ser madres, para nada. Las respeto en gran manera pues cada cual decide que quiere hacer con su vida y tiene sus propias metas.

Si la maternidad fuera tan horrible, las madres no iríamos a por el segundo hijo. Seguro que detrás de sus declaraciones hay un duro postparto que no le ha permitido disfrutar de su maternidad.

Según ella debemos abandonar ya esta idea de que la maternidad es el último escalón en la pirámide de felicidad de una mujer. ¿Verdad o mentira?

No se debe generalizar. Para muchos hombres y mujeres tener hijos es felicidad. Tenemos como anticuado el concepto de familia pero para muchos todavía tener una familia es algo de gran gozo y los hijos, para muchas mujeres si son la cúspide pues prefieren ser madres antes que cualquier éxito laboral. 

Si es cierto que la maternidad está infravalorada, que no tenemos facilidades para la conciliación pero a pesar de todo, tener hijos es maravilloso.

Para mi, mi hijo es mi mejor adorno, mi mejor decisión en la vida. No quiero el reconocimiento de nadie, me sobra con su te quiero antes de ir al cole o de acostarse. Y repito, esta es sólo mi opinión, sin críticas, y la de otras madres y padres pero que también tienen derecho hacerse oír.

Bea

Mamis 2.0

El porqué yo no sigo el método estivill.

Quizás os preguntéis porque saco el tema ya que es un método refutado científicamente pero es que el otro día hablando con un padre me dijo que él lo que había puesto en práctica  con sus hijos ya mayores de 17 y 21 años y que me lo recomendaba. Me quedé muerta!!! Intente darle motivos de peso por los que yo rechazaba de pleno dicho método pero además de no escucharme, me dejó indignada.

Le hablé de las pruebas científicas que demuestran los altos niveles de cortisol en el cerebro debido al estrés con los que se somete al niño al dejarlo sólo sin atender sus llamadas continuas de atención. También le dije que esta metodología educaba a los niños en la apatía y la baja autoestima.

“Es que los niños tienen que dormir sus horas” me dijo. Claro pero su nivel de maduración cerebral no es el mismo que el tuyo y por tanto no dormirá de seguido como tú, ni siguiendo los horarios que tú le quieras marcar. Esta demostrado que esto no ocurre hasta los cinco o seis años de edad.

Me llego a decir que  a los niños hay que educarlos desde pequeños a que hagan lo que tienen que hacer…perdona? Un niño no es que sepa que tiene que dormir, sino que de forma fisiológica lo hará. Lo que tú le enseñaste a tu hijo es a dormir en su habitación sólo porque querías educarlo en unos convencionalismos que a la vez te resultaban prácticos pues tu hijos no te molestaban cuando querías dormir.

Ahora es que la moda es otra…me dijo. No,  la crianza con amor y respeto no es una moda, es lo normal, lo que se ha hecho toda la vida. No me crió mi madre así, con amor y respeto hace ya 30 años? ¿Tu instinto te dice que dejes llorar a tu hijo desconsoladamente hasta que de puro agotamiento se duerma?¿No eres adulto y te gusta dormir con tu pareja? Con más motivo querrá dormir un niño con sus padres con los que se siente querido y protegido.

Os recomiendo la lectura de “Bésame Mucho” de Carlos González. Me lo recomendó Zaira (componente de este blog) cuando más lo necesitaba, cuando estaba saturada por la falta de sueño por la que todas pasamos y me encantó.

 

 

Yo desde luego sigo mi instinto porque somos parte de una creación, de una naturaleza sabia que se guía por leyes no escritas que hacen posible nuestra existencia. Los patrones que debemos seguir están en nuestro corazón, nadie le enseña a una leona como tiene que cuidar a su cría y en cambio lo hace a la perfección.

Que cada cual críe a su hijo como quiera pero si yo no hago lo que tú, no me juzgues, no me intentes dar lecciones con prepotencia y sobre todo no des por hecho que me estoy equivocando por tener un modelo familiar distinto al tuyo donde se trata a los niños como iguales y no como seres inferiores.

Bea

Mamis 2.0

Si a la jornada continua

En tan solo tres meses de escolaridad de mi hijo, me he dado cuenta de que por lo menos he hecho una maratón en viajes de ida y vuelta al colegio. Si,  porque donde vivimos todavía estamos en la edad de la jornada escolar partida.

Entre idas y venidas se pasa el día, corriendo y siempre mirando el reloj. A las 9:15 entramos al cole, y yo de vuelta a casa, limpieza, compra o lo que toque ese día. Dos días a la semana sale a las 13:30 por lo que antes de ir a recogerlo tengo que dejarme la comida preparada si no, no tenemos tiempo material para comer, fregar los platos y volver al cole pues se entra a las 15:30.

Miércoles, jueves y viernes la salida a comer es a las 12:45. Bien, al menos ya no comemos de corre prisas pero la mañana pasa volando. A la que te quieres dar cuenta se ha hecho la hora y no te ha dado tiempo a tanto como querías hacer.

Lo peor de lo peor son las tardes de 15:30- 17:00. No te da tiempo nada mas que a ir y volver. En un clima frío como el que sufrimos por aquí a la que quieres entrar en calor, tienes que volver a salir. Que pereza!!! Menos mal que el viernes por la tarde no hay colegio…la mejor tarde de todas, relax y a jugar toda la tarde.

Vale,  si vives cerca  del centro escolar, tira que te vas, pero como vivas a distancia media…lo que os decía, una maratón!! Tanto que estoy hasta pretando carnes de tanto andar deprisa para arriba y para abajo jajaja no hay mal que por bien venga. También podemos ir en coche pero luego para aparcar tardas mas que si vas andando.

Esto de la jornada continua tiene sus defensores y retractores dependiendo del estilo de vida de los padres. Debido a la falta de consorcio, todavía en esta comunidad no se ha impuesto dicho horario. Como podéis apreciar soy defensora acérrima jajaja. Pero no solo por la comodidad de padres e hijos si no porque además esta demostrado que se rinde mas con dicho horario.

Por suerte ya hay algunos colegios que prueban su viabilidad en este curso escolar y otros lo están pensando para el curso que viene como es el caso de nuestro colegio. Ojalá al año que viene pueda decir que tenemos las tardes libres!!!

¿Vosotras ya disfrutáis de la jornada continua o sois como yo, un reloj con patas?

La biopsia corial

Hasta hace unos meses, no sabia de sus existencia. Nunca había oído a nadie hablar de una biopsia de placenta o de ninguna otra prueba diagnostica de enfermedades genéticas o malformaciones en el feto que no fuera la amniocentesis. Por desgracia, ya lo se.

Os voy a contar un poco en que consiste y demás por si os veis en la tesitura de tener que conocerla. Esta prueba radica en tomar una muestra de la placenta para analizarla y detectar posibles enfermedades genéticas, cromosómicas y otras malformaciones en fetos con alto riesgo de padecerlas como por ejemplo síndrome de Down, la enfermedad de Tay-Sachs, la fibrosis quística o la anemia de las células falciformes, pero no puede detectar defectos en el tubo neuronal, como la espina bífida.

Se realiza entre las semanas 11 y 13 de gestación porque es sobre las 10 semanas cuando la placenta ya se ha desarrollado completamente y se pueden distinguir sus diferentes zonas; una de ellas, el corion donde la placenta entra en contacto directo con la pared del útero y se realiza el intercambio de nutrientes.

Resultado de imagen de corion placenta

Se puede hacer antes, pero el riesgo de malformación fetal o de aborto es muy alto, y más tarde no es una técnica rentable, ya que los resultados tardan un tiempo y no se puede interrumpir un embarazo avanzado.

Dependiendo del lugar donde la placenta esté unida al útero, el especialista, con ayuda del ecógrafo, recoge la pequeña muestra de tejido de la placenta de forma transvaginal, a través de la vagina, o transabdominal, a través del abdomen. Esta prueba no se ofrece rutinariamente a todas las gestantes porque tiene un porcentaje más alto de aborto que la amniocentesis y el riesgo de aborto siempre es más alto en el primer trimestre que en el segundo.

Ahora bien, lo peor de todo este rollo es cuando sin saber porqué criterio, te recomiendan la prueba. Te sometes a ella muy asustada pues te dicen que los análisis son bastante anormales y una vez te dan los resultados, te dicen que tu bebé está perfecto. Hasta aquí se ha quedado todo en un susto, asumible. La pesadilla llega cuando pasados unos días, por los riesgos de la prueba, a pesar de que todo había cicatrizado bien y no sangras, sufres un aborto y te abruman las preguntas…

¿Por qué no me repitieron los análisis que tan solo son una muestra de sangre fácil de recoger? ¿Por qué los médicos no han sido capaces de esperar dos semanas más a la amniocentesis que conlleva un riesgo menor? Mi bebé estaba sano…

Bea

Mamis 2.0