Archivo de la categoría: Salud

Segundo trimestre

Tic-tac, tic-tac

Ya estoy de 36 semanas…casi casi en la cuenta atrás… Que nervios!!! Y la verdad estoy liadilla y aunque quiero escribir, no me da la vida. Y es que ahora que me encuentro con unas pocas mas de energías, estoy con el síndrome del nido jajajaja….lavando ropa que usaré para el bebé, pintando y decorando su habitación, y preparando la casa en general.

Antes de contaros la última fase por la que estoy pasando, me gustaría poneros en antecedentes de lo que fue mi segundo trimestre de embarazo.

No me preguntéis porqué pero todas las Navidades cojo la gripe o un catarro monumental de esos que necesitas antibiótico si o si. Y claro embarazada no iba ser menos y eso que me vacuné. Semana 17, 21 de diciembre, ecografía para conocer el sexo de nuestr@ lentejuela, comida de empresa y yo con un catarro… Días y días me pasé con la nariz tapada, sin poder dormir por las noches del ahogo. Iba al médico y Paracetamol hasta que mis mocos decidieron expandirse por toda mi cara. Hasta las encías tenía inflamadas y un dolor facial… Total que al final sinusitis aguda. De nuevo antibióticos.

Y si, ese día supimos que se estaba cociendo en mi interior!!! Claramente y sin ninguna duda yo misma pude comprobar que era  ¡¡¡¡¡¡¡NIÑO!!!!!!!

 

En la eco 20 o morfológica, todo se vio bien, todo estaba correcto. Pero alrededor de la semana 24 me hicieron otra eco vaginal (está con Lucas no me la hicieron)  para comprobar el cuello del útero y descartar parto prematuro. Mi cuello era largo, no había riesgo pero… La placenta era marginal😕. ¿Qué quiere decir esto? Pues vamos, no es el riego de una placenta previa pero hasta que el útero creciera y la placenta subiera, había riesgo de sangrado y por tanto tenía que guardar un reposo relativo y nada de relaciones sexuales. Todo salió bien y gracias a Dios no hubo susto. La placenta ahora mismo está colocada correctamente y es una placenta anterior.

Y ya se sabe, con un niño en edad escolar tienes un foco de virus constante en casa. Así que como iba a librarme de pillar gastroenteritis??? Por suerte no fue muy aguda.

Pero vamos que entre unas cosas y otras, encontrarme lo que se dice bien y con ganas de hacer cosas, cuatro días y claro ahora me pilla el toro, justo ahora que estoy gordisima, es cuando mas me muevo. C’est la vie.

A pesar de los pesares, todo merece la pena. Notar como se mueve, su hipo, oir su corazón… Estoy enamorada de esa personita sin haberla visto y muero de ganas de conocerla…

Bea

Mamis 2.0

 

 

 

 

Anuncios

Después del positivo. Los tres primeros meses.

Este embarazo está siendo muy diferente del primero, ya lo dicen, cada embarazo es un mundo.

En mi caso, mi primer embarazo fue muy placentero, cero complicaciones cero molestias y dormir tanto como quisiera. No supe que eran los ardores o levantarme al baño mil veces hasta el último mes. No sabía lo que era sentirme cansada a pesar de estar trabajando y de parecer una mesa camilla (es lo que tiene tener hambre a todas horas y que todo te siente bien 😅). Vamos un embarazo de lujo y claro, una servidora no estaba acostumbrada a todas esas molestias propias que con este segundo estoy teniendo.

Al igual que hice con Lucas, sobre la semana 7 fuimos al gine para oír por primera vez su corazón y asegurarnos que todo iba bien. En esta visita ya me vine con mi primer tratamiento, tenía infección de orina. Es verdad que es algo típico en las mujeres embarazadas pero no en el primer trimestre!!! Y yo…que nunca tuve infección jamás!!!

Vomitar lo que se dice vomitar, gracias a Dios las puedo contar con los dedos de una mano pero ese malestar continuo sin importar que tengas el estómago lleno o vacío me acompañó hasta bien entrado el segundo trimestre. Eso sí, no veas cómo estoy guardando la línea, kilos he cogido los justos.

Otra molestia que no había experimentado en mi primer embarazo ha sido la sensación de tener taquicardias. Que desagradable!!! 😟 Mi tensión estaba y está, fabulosa y en cambio noto, ahora menos que al principio, como si el corazón se me fuera a salir del pecho sobre todo en momentos concretos como después de comer o al acostarme. Esta sensación es muy típica de los ataques de ansiedad, pero desconocida para mi en el embarazo. Se supone que es porque mi cuerpo bombea más sangre…

Y que decir de ese cansancio extremo a todas las horas del día? Llegaba la noche y me encontraba tan mal que parecía que iba a morir (que exagerada soy jajajaja) pero a la vez, no podía decir que es lo que me dolía porque dolor no tenía. Esto por suerte ya pasó y ahora me agoto pero no me encuentro con ese mal general.

Se supone que en este periodo te duermes por los rincones, en otras palabras, que pareces la bella durmiente. Pues no. Yo tenía mucho insomnio. Que contrahecha!!!

Pero el segundo trimestre no estuvo más relajado… Esto será otro post porque la lavadora me espera.

Por cierto, ¿No os he dicho todavía el sexo del bebé????? Sorpresa sorpresa!

Bea

Mamis 2.0

Esos días que marcan nuestra vida

Entre la regla, la pre- regla, la post-regla, la ovulación, los lunes, las resacas, los problemas que me busco y los que el mundo me estampa, tengo, como mucho, un día bueno al mes. ¡Pero menudo día!

Para bien o para mal, la menstruación marca la vida de toda mujer. Recuerdo mi primera regla como un trauma, un hecho irreversible de que me hacía mayor con todas sus consecuencias. Ya no podría ir a la piscina esos días!!! Gracias a dios, las cosas han cambiado y las mujeres podemos seguir nuestra rutina de piscina o deporte sin importar que día de nuestro ciclo sea. Contamos con los tampones!!! 😎

Me acostumbré a sentirme mujer y a esperar mi periodo una vez al mes, pero en ese momento en el que decidimos ser padres, la regla se volvió a convertir en mi peor enemigo. Mes tras mes lloraba, hormonas y decepción, cóctel molotov que mi querido tuvo que soportar. A veces pienso que se merece un monumento!!! Porque entre nosotras, la regla saca lo peor de mi jajajajaja. XD ¡Vivan los cambios de humor!

Benditos todos los meses que dije adiós a las compresas tanto en el embarazo como en el afortunado post parto con el que disfrute de 10 meses de carencia. Volvió a mi cuerpo y aunque se vive muy libre sin ella, la necesitaba como al agua para equilibrar mis hormonas.

Ahora, aunque suene raro, celebro cuando asoma pues no está en mis planes tener otro baby hasta que ponga en orden mi vida y Lucas sea más independiente.

Para que esos días sean lo más cómodos posibles, en el mercado encontramos diversos productos y marcas. Este mes, Próxima a ti me ha enviado esta fabulosa caja repleta de muestras de las mejores marcas al respecto. Además de probarlas, repartiré 20 pack entre adolescentes para que su primer vez no sea tan traumática como la mía 😀 jajaja  #madresehijas.

Me encanta probar productos nuevos como iréis comprobando. Aunque ya usaba Evax antes porque son las únicas que no me dan picores, (aquellas de un dedo de gordas que me ofreció mi madre la primera vez ya pasaron a la historia) he descubierto en esta caja unos salvaslips  geniales que no se despegan ni se notan que los llevas.

Bueno ahora contarme vosotras… Cómo fue vuestra primera experiencia menstrual? Vuestras hormonas también están locas como las mías?

Pd: Siento estas semanas de ausencia… Os cuento un secreto??? Este post lo estoy escribiendo mientras consigo que el peque se coma la cena… Que pesadas que somos las madres con esto de la comida… 🙄

 Bea

Mamis 2.0

Reproducción asistida

Este es un tema poco conocido, poco sabía yo de él, pero en el maravilloso mundo de la maternidad no pasa un día sin aprender algo nuevo. Hay muchas mujeres que desean más que nada en el mundo ser madres pero que por diversos inconveniente o problemas, necesitan recurrir a la reproducción asistida.

Es importante saber que hoy por hoy, en España, estos tratamientos son costeados por la Seguridad Social siempre y cuando se cumplan unos requisitos entre los que cabe destacar que la edad máxima es de 40 años y no se deben tener hijos previos. De esta manera se “garantiza” la maternidad sea cual sea tu capacidad económica. Puesto que hay largas listas de espera y hay una edad máxima, la rapidez al acudir al especialista en cuanto se detecte cualquier circunstancia adversa es vital. La edad se eleva a 50 años si hablamos de centros privados y ya se sabe con dinero melones.

En la Seguridad Social tenemos derecho a cuatro intentos para la inseminación artificial y tres intentos para la fecundación in vitro y poseer buena reserva ovárica ya que como sabéis solo tenemos un determinado número.

La inseminación artificial es un procedimiento relativamente natural, pues lo que se hace en realidad es facilitar a los espermatozoides el camino de llegada al óvulo salvando o quitándole todos los obstáculos posibles. Esta técnica da muy buenos resultados cuando el problema es que los espermatozoides del hombre son perezosos o de poca movilidad. Cuando la inseminación artificial no da resultado se utiliza la reproducción in vitro.

La Fecundación In Vitro comienza con la obtención de óvulos mediante la estimulación ovárica  durante 8 o 10 días. En este tiempo se extraen de 7 a 12 óvulos con una punción que dura 15 minutos para cual te anestesian. Hay dos tipos:

     Fecundación in vitro convencional que consiste en el contacto del óvulo con unos 25.000 espermatozoides, provenientes de la pareja de la paciente o de un donante, que se dejan a su suerte en el laboratorio.

 Microinyección o inyección intracitoplasmática que se realiza inyectando solo un espermatozoide óptimo en el óvulo. Esto ocurre caundo el semen es de mala calidad y es necesario seleccionar el espermatozoide más adecuado.

Hay que tener en cuenta que los medicamentos que se toman para conseguir la fecundación pueden ocasionar cambios de humor, dolor de cabeza, dolor abdominal y otras secuelas. Algunos de estos medicamentos se tienen que inyectar varias veces al día pudiendo ocasionar hematomas.

Si estas un año buscando y todavía no lo has conseguido, ve al ginecólogo y no te preocupes o desesperes cada vez que vuelve a bajarte la regla. El cuerpo humano es muy complejo y cualquier tontería puede estar afectando al proceso de concepción. Conozco varios casos en los que la solución iba de la mano de unas simples pastillas. Y si el problema es más complejo o es debido a tu pareja, habrás ganado tiempo porque además debemos pensar que cuanto mayor es la mujer, menor será la posibilidad de que se quede embarazada y mayor la de que se produzca un aborto si consiguiese quedar.

A muchas valientes mujeres que han pasado por esto les da vergüenza contarlo y no hay porqué. Lo importante es llegar a lo que se quiere, tu ansiado bebé y todo el proceso da lo mismo. Siempre hay que luchar por lo que se quiere con la cabeza bien alta y el tener que recurrir a estas técnicas no te quita valor como madre o padre. Pensemos que nuestras experiencias pueden ayudar a muchas otras personas en nuestra misma situación.

Bea

Mamis 2.0

 

 

 

 

 

La biopsia corial

Hasta hace unos meses, no sabia de sus existencia. Nunca había oído a nadie hablar de una biopsia de placenta o de ninguna otra prueba diagnostica de enfermedades genéticas o malformaciones en el feto que no fuera la amniocentesis. Por desgracia, ya lo se.

Os voy a contar un poco en que consiste y demás por si os veis en la tesitura de tener que conocerla. Esta prueba radica en tomar una muestra de la placenta para analizarla y detectar posibles enfermedades genéticas, cromosómicas y otras malformaciones en fetos con alto riesgo de padecerlas como por ejemplo síndrome de Down, la enfermedad de Tay-Sachs, la fibrosis quística o la anemia de las células falciformes, pero no puede detectar defectos en el tubo neuronal, como la espina bífida.

Se realiza entre las semanas 11 y 13 de gestación porque es sobre las 10 semanas cuando la placenta ya se ha desarrollado completamente y se pueden distinguir sus diferentes zonas; una de ellas, el corion donde la placenta entra en contacto directo con la pared del útero y se realiza el intercambio de nutrientes.

Resultado de imagen de corion placenta

Se puede hacer antes, pero el riesgo de malformación fetal o de aborto es muy alto, y más tarde no es una técnica rentable, ya que los resultados tardan un tiempo y no se puede interrumpir un embarazo avanzado.

Dependiendo del lugar donde la placenta esté unida al útero, el especialista, con ayuda del ecógrafo, recoge la pequeña muestra de tejido de la placenta de forma transvaginal, a través de la vagina, o transabdominal, a través del abdomen. Esta prueba no se ofrece rutinariamente a todas las gestantes porque tiene un porcentaje más alto de aborto que la amniocentesis y el riesgo de aborto siempre es más alto en el primer trimestre que en el segundo.

Ahora bien, lo peor de todo este rollo es cuando sin saber porqué criterio, te recomiendan la prueba. Te sometes a ella muy asustada pues te dicen que los análisis son bastante anormales y una vez te dan los resultados, te dicen que tu bebé está perfecto. Hasta aquí se ha quedado todo en un susto, asumible. La pesadilla llega cuando pasados unos días, por los riesgos de la prueba, a pesar de que todo había cicatrizado bien y no sangras, sufres un aborto y te abruman las preguntas…

¿Por qué no me repitieron los análisis que tan solo son una muestra de sangre fácil de recoger? ¿Por qué los médicos no han sido capaces de esperar dos semanas más a la amniocentesis que conlleva un riesgo menor? Mi bebé estaba sano…

Bea

Mamis 2.0