Archivo de la categoría: Postparto

La depresión postparto.

Creo que nunca os he contado mi experiencia en el postparto y hoy puede ser un buen momento para recordar esos meses en los que una parte de mi estaba triste por no sentirme pletórica. Muchas mujeres la sufren debido a esa montaña rusa de hormonas y emociones que nos llevan de la alegría máxima a la tristeza profunda. Parece contradictorio pero son estados de ánimo que una mujer en el postparto no puede evitar.

Me dolía encontrarme triste cuando tenia todo lo que siempre había querido, tenia en brazos a mi bebé y debía ser la mujer mas feliz del mundo y no lo era. Estaba triste sin saber porqué, culpándome por no ser tan feliz como había imaginado. Todo el parto había ido bien y la lactancia materna tenía éxito…no tenia motivos para sentirme llorosa y en cambio lloraba por los rincones. Recuerdos esos días como tiempo perdido que no disfruté al máximo con mi pequeño pero se que fue inevitable.

A la inseguridad de ser primeriza, las hormonas en ebullición, el cambio en tu rutina… se añade la falta de sueño y entre todo crean un cóctel molotov. ¡Cuánto sufrí pensando que no quería lo suficiente a mi hijo! Y ahora me doy cuenta de que no es un problema de amor hacía tu hijo, para nada, es un problema químico en tu cuerpo.

¿Qué me ayudó a superarlo? Acudir al grupo de masajes de bebé que hacía mi matrona y sin duda, mis Mamis 2.0 ❤ Ellas siempre han estado ahí, a un clic de mi móvil para cualquier duda, compartiendo conmigo mis sinsabores y sus sinsabores. Esto me ayudó a ver otras maternidades sintiéndome acompañada, no juzgada, comprendida y además viendo que todas las mamás somos iguales.

Esto de compartir experiencias es más útil de lo que en ocasiones pensamos ya que te hace ver tus emociones, sentimientos y problemas desde otra perspectiva, ayudando de esa forma a nuestro cerebro a superar cualquier cosa, a motivarnos a avanzar y seguir.

Si estás en esta situación que describo, estas son mis recomendaciones:

  • Busca la ayuda de tu matrona.
  • Relacionate con otras mamás y grupos de lactancia o similares.
  • Sal a la calle tanto como puedas a pasear con tu bebé.
  • Habla de lo que te pasa con otros y exterioriza tus emociones.
  • No te agobies por las cosas sin hacer y descansa tanto como puedas.
  • Pide ayuda a tu pareja o familiares  si es que la necesitas.
  • Y nunca olvides que ese bache pasará y disfrutarás de la maternidad.

Una vez pasa ese aluvión de hormonas y ya estas adaptada a la situación, conoces a tu bebé y sabes que es lo que le gusta para dormir y con qué se relaja… todo va sobre ruedas. Tienes ganas de comerte el mundo y disfrutas de la maternidad, hasta de las noches en vela!!! Esta es sólo mi experiencia pero he pensado en compartirla por si sirve de ayuda a otras madres que puedan estar pasando por algo similar.

Bea

Mamis 2.0

 

Anuncios

{ VANESSA } ··· Primer parto Cesarea, el ginecólogo decía: ‘mira como se revuelve, no quiere salir’…Cuándo Pol todavía estaba en mi barriga.

Hace un par de meses largos… Vanessa y su familia vinieron a verme e hicimos una sesión preciosa de los cuatro, inclusive el SmashCake de Gerard el pequeñín, ¡¡que ya cumplía su primer añito!!

SMASH_CAKE_GERARD_04

En una de estas, en plan “confi” le pregunté a Vanessa si le haría gracia relatar sus partos, tanto el de Pol como el de Gerard. Y finalmente se decidió, unas semanitas después me llegó un e-mail suyo relatando los dos partos, muy distintos. Dos experiencias muy dispares, la primera sobrecogedora. Yo hoy al releerlo me he quedado muda, con un nudo en la garganta y con los ojos húmedos…

Aquí tenéis el parto de Pol:

Cuando Paula me propuso relatar mi vivencia con mis dos partos, pensé que era una locura para alguien como yo, tan reservada con sus sentimientos. Pensé: ‘buff, plasmar tantas emociones en un papel y que todo el mundo pueda leerlas: No, ni loca!!!’. Pero luego, más tarde, recapacité, tenía que ser cosa del destino: justo iba a hacer cinco años de primer parto, y uno del segundo, y nunca antes había escrito sobre las dos experiencias más fuertes de mi vida. Quizás ahora era el momento, además se lo debía a mis peques, quiero que sea mi legado, que cuando sean mayores lo puedan leer y saber lo que sintió su mamá en los dos días más felices de su vida. Además, pienso que podrá ayudar a otras mamás que, después de una cesárea, más o menos justificada como en mi caso, sepan que pueden conseguir un parto vaginal, que SÍ SE PUEDE.

Pol nació un precioso 18 de Octubre del 2010. El jueves de antes en la consulta del ginecólogo, éste nos informó que me programaba el parto para el próximo lunes. Justo ese día cumplía 37 semanas y no quería esperar más: las semanas 35 y 36 estuve ingresada en el hospital por preeclampsia , mi tensión se disparó y la albúmina dio positivo, por lo que tuve que estar en el hospital para que me controlaran. Tengo el convencimiento, y sé que no me equivoco, que fue un tema psicológico , más que físico lo que hacía subir mi tensión: ya desde la primera revisión del embarazo iba convencida que me iban a decir que algo no marchaba bien, una muy mala experiencia de un familiar muy cercano me hizo obsesionarme con ese tema. A esto se unió un duro golpe en mi vida: mi abuela, a la que quería con toda mi alma se fue a poco menos de dos semanas de conocer a su primer bisnieto, y además, vivía a 800 km, por lo que no pude ir a despedirme… Todo esto hizo que mi tensión se pusiera por las nubes…

El jueves previo al parto, el ginecólogo ya nos había advertido que al ser un parto programado justo cuando el embarazo llegaba a término, había una probabilidad alta de que acabara en cesárea, ya que Pol, muy seguramente, no empujaría para nacer.

Al llegar al hospital, recibí mi primera dosis de oxitocina (qué miedo! Siempre había leído que las contracciones con oxitocina eran muy, muy dolorosas…). Después de esto, sucedió uno de los momento más desagradables del parto, la comadrona vino a romperme la bolsa, pero de un modo que a mí me pareció igual a cuando van a clavar las banderillas a un toro: en una mano una especie de imperdible, y en la otra, algo parecido a una aguja de hacer punto de plástico. Como comprenderéis, yo contraje hasta las anginas!!!! Cosa que no le gustó mucho a la comadrona, no hacía más que decirme: ‘Cariño, relaja, si no, va a ser imposible romperte la bolsa’. Pero qué va, no había manera… yo seguía con las anginas contraídas… Entonces, para acabarlo de arreglar, decidió que necesitaba un enema y un relajante muscular y para ‘tranquilizarme’ me dijo: ‘ no te preocupes si ves borroso, el relajante muscular hace dilatar también las pupilas’. ¡Ay Dios mío! Lo que me faltaba , si ya no era suficiente con que me quisiera romper la bolsa con semejante instrumental (que seguro que es el habitual, pero a mí me pareció sacado de la casa de los horrores), encima me decía que podría ver borroso, ¡¡¡¡¡borroso!!!!! Imaginaos que después de 9 meses imaginándote cómo será tu bebé, cómo será su carita, sus ojos, su pelo… te dicen que puede que no lo veas bien, que sólo verás un bulto… No sabía que hacer, si ponerme a llorar, o darle con algo en la cabeza… Finalmente, el relajante muscular no funcionó bien, y no, no se me dilataron las pupilas, pero tampoco me pudieron romper la bolsa (yo seguía con mis anginas contraídas), por lo que la comadrona se fue resignada a llamar al ginecólogo. Desde la camilla la escuchaba como le explicaba, un podo indignada, que el relajante no había funcionado y que la oxitocina tampoco, no había dilatado nada, no había tenido ni una sola contracción… En ese momento, el ginecólogo decidió que finalmente haría una cesárea, uff que bajón!!! Mi parto soñado, mi marido viendo nacer a nuestro primer hijo, el piel con piel…todo se había desvanecido en un momento… Pero siempre me quedará la espina de porqué no lo intentaron más, sólo llevaba poco más de una hora con la oxitocina, era mi primer parto, era normal que fuera lento… pero por más que protesté, la decisión estaba tomada…

Me acabaron de preparar, mi marido se tuvo que marchar (en el 2010 en el hospital donde nació Pol no dejaban entrar a los papás a las cesáreas), y me entraron a quirófano. Qué frío hacía allí!!! Qué ambiente más raro para recibir una nueva vida, que diferente era todo a como lo había imaginado… La verdad, es que fue todo muy rápido, me pusieron la epidural y seguidamente empezaron la intervención, y a las 14:19h mi pequeño, mi muñeco, mi amor, mi rey, mi todo venía a este mundo. Siempre recordaré que para él no era su momento, él todavía no quería nacer, recuerdo como el ginecólogo le decía a una enfermera cuándo Pol todavía estaba en mi barriga: ‘mira como se revuelve, no quiere salir’. Nunca se lo he dicho, nunca lo he escrito antes, pero, si algún día lees este relato, me gustaría que me perdonases por no dejarte decidir cuando tenías que nacer, tú estabas tan bien, y te sacaron para estar cuatro horas separado de mí, mientras yo estaba en la sala de reanimación, y tú en la nursery tan solito…

¿Me diréis que no emotivo a la par que desgarrador? Nadie se merece un parto de este modo, ni una bienvenida así al mundo. Las heridas se curan con el tiempo, aunque hay algunas que tardan mucho en sanar. Vanessa fue muy valiente, pero con el segundo… ¡Nada fue igual!

Este jueves, os dejaré leer el segundo parto, ¡¡el de Gerard!!

Paula

PD: a mi también me costó arrancar con el Blog, con historias y detalles tan personales, pero la verdad es que solo de pensar que a alguna os pudiera servir mi experiencia o mis errores, se me quitaban los pelillos de la lengua. La experiencia es un grado y si en tu entorno nadie te la cuenta, puedes encontrar muchísima info de todo tipo aquí, ¡Dentro de éste mar de mami-bloggers que estamos dispuestas a sacarte de dudas!

{ MamiFit ha sido mi salvación } ¡¡Después de 6 días ya me estoy poniendo en forma!!

¿ACABAS DE TENER A TU BEBÉ? ¡¡TE INTERESA!!

¿ESTÁS EMBARAZADA? ¡¡ TE SÚPER-INTERESA ESTE POST!!

11422029_798187960288503_8741001666934783680_n

11422029_798187960288503_8741001666934783680_n.jpg

Con Martina me costó mucho tiempo, casi 5-6 meses, en encontrar un hueco para ponerme en forma… Empezar de nuevo las rutinas en un gimnasio, dejarla con las abuelas, seguir el ritmo, no decaer y ser constante cuando no tienes apoyo no es tarea fácil. ¡Pero ésta vez todo ha sido distinto!

Ya embarazada de Carlota me enteré de que existía MAMIFIT, ¿Qué es? MamiFit es una nueva manera de ponerte en forma, son 2 entrenadoras y además puedes ir con tu bebé (punto importantíiiiiiisimo). Las clases de MamiFit son muy (MUY) cañeras, algunas al aire libre, yo por ejemplo, asisto dos veces por semana a las clases en el parque, ¡¡y es una pasada!!

Cuando te ves inmersa en la maternidad, sin tiempo para nada, ni para ti misma, y con un cuerpo que “no es el tuyo”, pero no puedes o no quieres dejar a tu bebé con nadie, tu mundo se va haciendo pequeñito, tú y tu bebé. Llega ese momento en que necesitas conocer a más mamas en tu situación y compartir este momento tan maravilloso, también los aspectos duros de la maternidad como el parto, la lactancia, la soledad, el sueño…  Sobre las 4-6 semans de tu bebé ya te encuentras un poco mejor y necesitas salir al parque a andar, pasear, respirar hondo… a la par ves que necesitas cuidarte un poco, volver a ser la que eras, al menos físicamente. ¡¡¡En ese momento yo empecé a ir a MamiFit!!!

La primera clase fue estupenda, yo no daba crédito. ¡¡Éramos unas 15 mamás y 15 bebés!! Plantamos las mantas de pic-nic en el césped del Parc Central de Sant Cugat del Vallès (a la altura del restaurante Sugoi), dejamos a los bebés en las mantitas o en el carrito, siempre a nuestro lado y empezó la clase. Marta, la entrenadora que viene a Sant Cugat se lo toma en serio, allí vamos a aprovechar el tiempo. Las sesiones constan de unos 20min de abdominales hipopresivos y otros 20min de ejercicios de tonificación y un poco de cardio. Todos los ejercicios son aptos para PRE-PARTO y POS-PARTO. Marta los va adaptando a cada una de nosotras, según haga más o menos tiempo de nuestro parto, según tu suelo pélvico esté mejor o peor… Y si estás embarazada también te los adapta 🙂 Además el precio es súper asequible y ¡¡solamente pagas las clases a las que puedes ir!!

Es muy divertido poder encontrarte con más mamás en un parque, con nuestros bebés, hacer ejercicio, sentirte sana y en forma. ¿Qué más se puede pedir? Yo creo que las mamis necesitamos éste tipo de relaciones después de parir. Sentirte bien y en una tribu sana. ¡¡Y Marta nos cuida a todas un montón!! Ella fue mamá hace poco más de un año y medio, y entiende perfectamente en que fase estamos cada una de nosotras. ¡Es uno de sus puntos fuertes!

Además tengo otras cosas que explicarte, porque realmente súper interesante lo que hacen Marta y María (las dos entrenadoras), por ejemplo, que en Sant Cugat los viernes por la tarde hacen clase para Embarazdas en el Agua y ¡¡después de Semana Santa empezarán las clases de Mami&Bebé en el agua también!! Yo igual me apunto a estas con Carlota, me parece realmente interesante poder compartir un ratito con tu bebé en el agua, es como muy especial, ¿no?

Y como punto culminante… he empezado una dieta súper chula con MamiFit, en realidad es un Programa de Hábitos Saludables, una dieta muy natural, sin pasar hambre, que la pueden hacer embarazadas, mamis que lactan a sus bebés… ¡¡Marta y María tienen la llave del éxito!! Yo he bajado varios kilos en 15 días, lo mejor es que es una dieta muuuy natural y como os he dicho no se pasa hambre, pensad que yo aun lacto a Carlota 😉

¡¡Empezarán este Programa de Hábitos Saludabes de nuevo después de Semana Santa!!  {Dieta Sana & Ejercicios} ¡¡yo me apunto de nuevo seguro!!

Y por último, el otro día después de clase una mami le preguntó a Marta si podían crear un nuevo grupo entre ella y sus amigas, y Marta nos explicó que si montamos un grupito guay, ella nos puede hacer el entrenamiento!! Y además es Personal Trainer, así que si quieres que venga a tu casa, ¡¡es posible!!

Yo me lo paso súper bien, y sus iniciativas son de lo mejor para mamis, ¡¡así que espero veros pronto!!

¡¡¡Esa operación bikini!!!

Marta la podéis contactar por aquí:

Tel: 661870450 / mail: marta@mamifit.es / FACEBOOK: https://www.facebook.com/MAMIfit.santcugat

Licenciada en INEFC especializada en ejercicio PRE y POS PARTO

Directora de MamiFit Sabadell-Sant Cugat

HAY CLASES DE MAMIFIT EN: SANT CUGAT DEL VALLÈS, SABADELL, SANT QUIRZE Y SANTA PERPETUA DE MOGODA

{ El placer de aMAMAntar }

Cuantas veces había oído esta frase, yo que quise amamantar y no pude. Cuantas veces intenté entender lo que significaba y ahora entiendo que me quedaba corta, porque ahora que aMAMAnto se de primera mano qué es y lo que se siente.

12226335_10153804299706742_663460019_n 12231308_10153804298296742_1376124354_n 12233163_10153804298201742_1843938735_n

¿Es aMAMAntar un placer?

Claro que sí y muchísimo más: es un placer, un gusto, una sensación, una conexión, un sentimiento, es crecer, es más, es crecer juntas,  es amar, es sentir, es palpar, es saborear cada instante, es ir sin prisas, es no tener que preparar nada, es no tener que levantarte ni despertarte de noche, es colecho (almenos para mi), es despertarte junto a tu bebé (o en mi caso junto a las dos), es facilidad, es naturalidad, es carnal, es una mirada, es una sonrisa con tu pezón dentro, es seguridad, es notar como tu bebé se gira de noche y se sirve sola, es salir de casa con lo puesto y un pañal en el bolsillo del vaquero, es portear hasta el infinito, es su chupete, son nuestros momentos, es dormirse en la teta, es dormirnos juntas poco a poco, es no oír llantos, es cuidar de ti, es abrazarte, es acariciarte y besarte en un solo gesto, es entender el cuerpo de la mujer, es controlar tu cuerpo, es felicidad, es dependencia, es exclusividad, es paz, es sentir que me buscas, es sentirme realizada día a día, es nutrirte y nutrirme, es hacer lo que quieres y amas, es pasar de miradas sucias y comentarios inapropiados, es naturaleza, es sentir como toda tu buscas acercarte y agarrarte de noche y hacerte una bolita contra mi, es poder estar escribiendo este post de noche y a oscuras mientras a la vez  te amamanto mientras duermes…

Por estas razones y mil más que aun me quedan por descubrir aMAMAntar es un placer.

Bona nit!

Paula

¿Sabes qué son los ENTUERTOS? Te interesa saberlo…

En mi primer embarazo no sabía qué eran los entuertos, y me encontré con ellos sin saberlo… ¿Porqué nadie habla de ellos? ¿Porqué nadie te avisa de lo que son? Ni en los cursos de pre-parto, ni las comadronas, ni tu ginecólog@…

Bien yo os lo explico para que no os encontréis con ellos de repente, y sepáis que es una cosa normal que nos pasa a todas. Cómo siempre hablo desde mi conocimiento y cada mujer es distinta. Cada una los pasará de diferente manera e intensidad. Unas igual ni los notan y a otras les irá la vida en ellos…

Los entuertos se producen una vez ya has tenido a tu bebé. Cuando crees que ahora ya todo será un camino de rosas… ¡Llegan de golpe!

Cuando tenemos a nuestros bebés y después alumbramos la placenta, resulta que nuestro útero tiene un tamaño descomunal, comparado a su tamaño habitual cuando no estamos embarazadas. Bien pues nuestro queridísimo útero tiene que volver a su tamaño a marchas forzadas… Así que, dependiendo de cada mujer, empieza a  contraerse y a contraerse… ¡de manera muy dolorosa!

¿Más que un dolor de regla? Para unas sí y para otras más o menos… ¡Para mi fue más que un dolor de regla! Era dolorosísimo…

Después de mi primer parto los entuertos me dolieron un montón, pero recuerdo que eran espaciados y moderados… Pues los entuertos se producen cuando más oxitocina produces. Es decir, en el momento en que das pecho a tu bebé. Ocurre porque la succión de los pezones produce un efecto reflejo en el útero, que hace que se contraiga con más rapidez. Resulta que Martina succionaba lentamente y a tomas más espaciadas, y las fui pasando más o menos bien. Me retorcía un poco pero las aguantaba.

Pero con Carlota… mi pequeña succionaba bien fuerte y se pasaba el día en la teta, así que en menos de 36h tenía el útero en su sitio y la subida de leche a punto. Ya podéis imaginar lo que me dolía, en cuanto me venía un entuerto… ¡hasta chillaba! Fue horroroso… 😦 Yo me agarraba a una almohada bien fuerte e intentaba respirar hondo poco a poco…  ¡Al segundo día me tomé un par de calmantes y todo!

Y además, ésta vez las comadronas me explicaron que con el segundo hijo es peor, porque el útero ya está dado de sí del primer hijo, y el esfuerzo que tiene que hacer para volver a su lugar es mayor. Y con el tercero peor… Y así sucesivamente.

Es algo por lo que debemos pasar, ¡pero os aseguro que yo no tenía ni idea de lo que eran! Así que cuando os encontréis con ellos, ya sabéis lo que son. Os dolerán, ¡pero también sabéis que pasarán! En máximo unos 3 o 4 días ya no tendrás más…

 

¡Un abrazo bien fuerte leonas!

Paula