Archivo de la categoría: Estilos de vida

Sobrellevando la situación

Cada familia es un mundo, una situación y más ahora que escasea el trabajo. Cada uno lo lleva o sobrelleva de una manera, se adapta o se reinventa.

Muchas mamás incapaces de conciliar trabajo y maternidad emprenden su propio negocio, olé!!!! Qué valientes somos las mujeres!!! Otras tiran de abuelos y familiares y hace malabares con su tiempo. Qué organizadas somos las mujeres!!! Otras aparcan su carrera profesional para dedicarse en cuerpo y alma a sus hijos. Qué altruistas somos las mujeres!!!

image

Yo soy de las que tienen la suerte de poder estar en casa cuidando del peque. Porque sí, lo considero un privilegio. Eso que antes se llamaba ser maruja yo lo llamo disfrutar de la vida y de ese regalo que me ha dado que es mi hijo. Y creerme no soy de las que va en batín y rulos ;). Soy de la nueva generación de marujas.

Ahora bien, no creáis que esto es perfecto, sobrellevo mi situación. Cinco días a la semana, peque y yo estamos solos. Papá trabaja lejos de casa, cada semana en un lugar distinto de forma que no podemos mudarnos con él. Y esto es duriiiisimo :(.

image

Al principio, cuando retoño no había nacido, muchas noches dormía en casa de mi padres pues la casa se me caía encima. Después al nacer el peque esto ya no era factible, me negaba a que él no tuviera una estabilidad y me hice fuerte.

Pero uno no se hace fuerte de la noche a la mañana, lleva su proceso. El primer año se me hacia de noche cuando llegaba el momento de quedarme sola con mi bebé. Si se ponía malito o si necesitaba ayuda…todo pasaba por mis manos. Y gracias a las abuelas que me echaban una mano cuando más la necesitaba. Ahora, con este bagaje de más de dos años, ya lo tengo superado y me siento que puedo con todo. Aunque a una situación así una no se acostumbra en la vida.

Mi mejor amigo, el hombre de mi vida no está conmigo. Mi mitad se sacrifica para que yo pueda disfrutar de mi maternidad y cuidar de nuestro hijo. Porque en estos tiempos difíciles cada familia lucha por sobrevivir de la mejor manera que sabe.

El peque va tomando conciencia y lo echa de menos. Habla, bueno más que hablar, escucha y le manda besos por teléfono. Pero la cosa está así, soñando con los fines de semana y las vacaciones para estar los tres juntos, soñando con el día que pueda cambiar de trabajo al igual que muchas familias españolas…Ahhh y aún así dando gracias por tener un medio de vida.

Con vuestro permiso me voy a poner sentimental y con estas letras agradecer a papá todo su esfuerzo, sacrificio y dedicación, porque se que para ti, tampoco es fácil.

Bea
Mamis 2.0

Anuncios

Septiembre: Tiempo de feria

En muchos lugares de la geografía española los niños vuelven al cole, y los papás a la rutina…pero en este recóndito lugar…¡¡¡estamos de feria!!! Si, si ese gran evento que requiere que durante todo el año llenemos una hucha porque, ¿A qué niño no le gusta la feria? Desde luego al mío le encanta.

Pero entre tu y yo, pensé que sería peor. El año pasado, con tan sólo un año, montaba unas pataletas increíbles cuando acababa imageel viaje y debía bajar. Este año, con los temibles dos, pensaba que esas rabietas irían a más y que sería imposible llevarlo pero para mi sorpresa, he descubierto que mi hijo sabe conformarse. Y menos mal, pues al precio que están las atracciones no hay economía que aguante nueve días de feria. Aún así, es importante para no morir arruinado sacar vales de 6 viajes por 10 €; cada viaje son 2,50 € si los compras sueltos. Hacer cuentas… con los vales nos ahorramos 5 €!!!

Y no son solo las atracciones, también tenemos los numerosos puestos de juguetes!!! Es inevitable que se le vayan los ojos detrás y se pare a mirarlos y reminarlos. La verdad es que se conforma con mirarlos pero como se porta tan bien, sus abuelos le han feriado varios juguetes: una excavadora, una tractor y un puzzle… Ayyyy estos abuelos como miman a los nietos!!!

Hoy es el último día, el fatídico día en que todo acaba y ya no tenemos escusa para volver a la rutina como el resto de los mortales. Al terminar el verano siempre nos queda la esperanza de la feria pero cuando también pasan las fiestas…sólo nos queda el largo invierno. Hasta el año que viene!!!

Bye bloguer@s nos vamos a disfrutar de los últimos coletazos de feria.

Bea
Mamis 2.0

Dejando atrás el verano

Oh!!!

Ya estamos a 1 de Septiembre, y tenemos que dejar las actividades veraniegas atrás. Adiós a la piscina, a las tardes de terraza, a las vacaciones… Yo entro en depresión cada año cuando llegamos a este fatídico día porque el invierno es muy largo y aburrido. Si lo reconozco, adoro el verano y todo lo que conlleva. Adoro la piscina y la playa, la ropa ligera, que los anocheceres sean a las diez, las golondrinas en la ventana…

Pero llegados a este punto sin remedio…seamos positivos. No pensemos en lo corto que se hizo sino en lo bonito que fue todo lo vivido, las experiencias y recuerdos que guardamos en los bolsillos.
image

Para Lucas fue una gran experiencia subir a un avión. Su primera vez!!! Aprovechamos su gran fascinación por los transportes y decidimos que iríamos de vacaciones volando. Viajar en avión con niños menores de dos años sale genial pues sólo pagas las tasas y su cara de fascinación al ver aterrizar y despegar los aviones desde la terminal o su expectación al volar, no tiene precio. Visitamos la maravillosa isla de Mallorca, los que ya habéis estado sabéis de lo que hablo y los que no…id y no os arrepentiréis.

Ya se sabe que el verano es sinónimo de operación pañal si de maternidad hablamos y por supuesto nosotros hemos vivido esa experiencia este año. Un aprendizaje más de mi bebé que deja de ser bebé. Ya con dos añitos disfruto de verlo hacer cosas de mayor y se me cae la baba cuando me dice… mamá, caca!!

Pero no todo ha sido viajar o pañal, mi capitán tapón (como dice la canción de Alejandro Sanz) ha disfrutado de las pequeñas cosas propias de la estación. Sabéis?? Le encanta cuidar del huerto con su yayo y recoger “tatas”, más conocido para el resto de mortales como tomates. En cuanto ve a su abuelo, va a por su cubo para hacer recogida de hortalizas.

image

En las largas tardes de piscineo con su tata había tiempo de todo. Desde un rico baño en la piscina con todos los juguetes que se puedan imaginar, a razón de que la excavadora también tenia derecho a un baño, a tener los pies llenos de barro de meterse en la acequia mientras el abuelo regaba el huerto. Un placer verlos jugar en plena naturaleza con tierra y barro, con flores y agua. Terminaban para meterlos en la lavadora pero felices y llenos de nuevos aprendizajes. Yo pase así mi infancia y la recuerdo tan feliz que quiero que mi Chiquitín tenga esa misma oportunidad.

Este ha sido mi verano…¿Y el tuyo?

Bea

Mamis 2.0

Si volvieras a nacer hijo mio…

El otro día leí que había que tener más de un hijo para subsanar los errores que cometiste con el primero como mamá primeriza y dándole muchas vueltas, creo que tiene mucha razón.

Si volvieras a nacer hijo mio haría las cosas de otra manera.

Con cero en experiencia maternal te dejas llevar por lo que te dicen, por los mitos de la crianza y la novedad de la situación que te dejan en  muchas ocasiones sin saber que hacer realmente.

Lo primero que haría sería relajarme. Sí, leéis bien, relajarme, dejar que todo fluyera por ese instinto que tenemos. Dejaría de preocuparme para disfrutar de cada segundo porque no lo hice. Entre mi depresión postparto (algo horrible, ese sentimiento de tristeza a pesar de tener lo que más anhelabas en el mundo) y el miedo a hacerlo mal no aproveche esos días dorados a pesar de estar con él día y noche.

Me martiricé con eso de…si lo coges mucho lo malacostumbras… pues no lo cogí en brazos tanto como deseaba, tanto como él necesitaba pues nunca le gusto estar solito en su minicuna. Deseaba que estuviera mucho en su cuna creyendo que eso era lo mejor. Ahora se que los bebés necesitan ese contacto y no lloran por fastidiar.

Compraría una buena mochila, una de esas que aunque el niño sea grande no resulta pesado llevarlo, porque nunca le gusto demasiado el carro y se cansaba rápidamente. Esto me condicionaba y muchas veces no disfruté de ese paseo ni hice todo lo que me hubiera gustado.

Sería menos rígida con los horarios y más natural porque cada bebé y cada familia tiene un ritmo. Porque las cosas no son blancas o negras y la flexibilidad con los hijos es importantísima. Me agobiaría menos cuando un día no quiera comer porque tampoco nosotros tenemos el mismo hambre todos los días. Y la famosa hoja del pediatra… no la llevaría a raja tabla, te dejaría experimentar mas con los alimentos porque no te deje probar cuando tu querías y ahora que puedes ya no quieres.

image

Practicaría más colecho y no me preocuparía de porqué mi bebé no duerme bien. Esas noches en vela en las cuales la mejor solución era dormir juntos y descansar ambos, y en vez de eso, sufría mi falta de horas de sueño que agreaban mi carácter y empeoraban mi depresión postparto. Porque seguro que cuando tenga 18 años no quiere dormir conmigo. El tiempo pasa muy rápido y él crece muy deprisa y me he dado cuenta que lo importante es disfrutar el hoy y dejar los pensamientos del mañana porque… ¿Para que “pre” ocuparte por algo que no sabes si pasará?

Pero como volver atrás en el tiempo es imposible, quiero volver a ser madre sabiendo todo lo que se ahora. Seré la misma mamá pero con menos prejucios y miedos.

Bea

Mamis 2.0

Dignas de admiración:)

Tengo el deseo imperioso de hablaros de una mujer anónima como muchas que hay en el mundo y que pasan desapercibidas, de esas heroínas que nos cruzamos por la calle, de las súper mamás…

image

El otro día tuve la suerte de conocer en la playa de la Malvarrosa a una mamá admirable, una súper mamá como a mi me gusta llamarlas porque son capaces de hacer malabares solo con proponérselo. Desde que la vi, sentí una enorme admiración hacia ella.

Esta valiente mamá  iba sola con tres niños: dos mellizos de menos de un año y otro de cuatro aproximadamente. Porteaba a uno de los mellizos a la espalda y el otro apoyado en su cadera. En el hombro le colgaba un bolso de playa con todo lo necesario y al nene mayor de su mano libre.

Era imposible ir más cargada!!!! 

Una vez situada, empezó a sacar las correspondientes toallas y mil y uno juguetitos de playa: cubos, palas, excavadoras…como si del bolso de Mary Poppins se tratara y se puso a construir castillos de arena junto a su hijo mayor sin perder de vista a los mellizos, que de vez en cuando se iban gateando.

Mi retoño, muy sociable él, fue rápidamente a saludarlos y yo aprovechando la tesitura quise conocer mas a esa súper mamá valiente y resuelta. Me dejó impresionada su capacidad de organización y gestión de sus tres pequeños. A pesar de la dificultad…

Lo tenia todo controlado.

Lo que quizás para la mayoría sería una locura, para ella formaba parte de su vida cotidiana, de su día a día, de su rutina. Una mamá de por sí, ya es una súper mamá capaz de atender a su bebé a pesar de estar enferma, tener que administrar una casa y trabajar fuera de casa pero el caso de las mamás de familia numerosa, la admiración es mayor. Administran su tiempo y recursos de forma eficiente, siendo capaces de abarcar todas sus necesidades y las de su familia. Estarán agotadas pero siempre con una sonrisa en la cara.

A todas ellas, dedico estas palabras. Porque para mi, sois dignas de admiración.

Bea

Mamis 2.0