Lo que odio de ser mamá.

Al convertimos en mamás nuestra perspectiva del mundo cambia. Nos damos cuenta de cosas que antes ni reparábamos, hacemos cosas que sólo haríamos por ellos y nos molestan cosas que antes nos daban igual. Y bueno, la maternidad es maravillosa pero también conlleva cosas que he llegado a odiar.

Te levantas a media noche a oscuras, intentando hacer el menor ruido posible para que el chiquitín no se despierte. Como todos los juguetes están esparcidos…pisas algo, te haces muchísimo daño, lo rompes (tu peso lo aplasta) y aún encima del dolor físico, te sientes a morir porque has roto su juguete favorito.

Nunca me ha gustado el pescado pero claro una buena madre tiene la responsabilidad de alimentar bien a su bebé así pues aunque odio desmenuzar y quitar las espinas, ahí me tenéis con toda las santa paciencia elaborando sus cenas. Esto solo se hace por un hijo!!! XD

Esto os parecerá una tontería pero una de las cosas que más pereza me da y detesto es cambiar las sábanas de la cuna. Pon el protector del colchón por los escapes que puedan ocurrir, remeter bien la sábana bajera porque si no a la mañana siguiente ha desaparecido, coloca la otra y la manta y el edredón. Tantas cosas en un espacio reducido, entre barrotes… Vamos que colocas todo a presión.

Mi hijo, un apasionado de las excavadoras y la arena, no tiene más obsesión que ir al parque y jugar en el suelo, donde más sucio se pueda poner. Esto no me importaría si no fuera porque a más arena más cacas de perro encontramos. Nunca entenderé que hace un perro en un parque infantil. 😡

Y seguimos para bingo con las infraestructuras. Antes de tener que llevar una sillita de paseo, no me había dado cuenta lo mal que están las aceras! Pocas rampas y las existentes son incomodísimas convirtiendo el paseo en una carrera de obstáculos. Es odioso ir por algunas calles, si por fin habías conseguido que se durmiera tu retoño…no te preocupes con un super escalón que tengas que bajar, lo tienes despierto de nuevo.

Sales a comer o cenar a un restaurante y…no tienen tronas 😕 Vale no están obligados a tener pero que se olviden de que vuelva. Es una incomodidad tener que comer con un niño en brazos y todos sabemos que se cansan de estar en el carro así que para salir en esas condiciones prefiero pillar comida para llevar y en casa a mis anchas cenar. Restaurantes del mundo ya sabéis, jajaja y ya puesto una zona lúdica, por pedir que no quede.

Llegas a un centro comercial con escaleras mecánicas y la gente hace cola en los ascensores…perdona????? No se supone que los  ascensores son para personas mayores, personas de movilidad reducidad y sillitas de bebé???? Pues sí más de una vez he vivido esta escena, ascensores llenos de gente que puede usar las escaleras normales y más aún las mecánicas sin dificultades. Esto en mi pueblo se llama falta de consideración hacía los demás.

Seguro que vosotr@s podríais añadir alguna más…

Bea

Mamis 2.0

 

Anuncios

3 comentarios en “Lo que odio de ser mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s