{ Vanessa } ··· Parto Vaginal después de Cesárea = PVDC

Tal y como os prometí:

¡Hoy el parto de Gerard!

El parto de Gerard fue muy diferente, justo 4 años y 5 días después de que naciera Pol, su hermano venía al mundo. La madrugada de antes, una amiga que estaba embarazada de las mismas semanas que yo, nos avisaba que su peque ya estaba aquí, ¡qué nervios! Su bebé ya había nacido, y el mío ¡¡¡estaba a punto!!! Era 23 de octubre, y mi FPP era el día 24… Esa noche ya me costó conciliar el sueño, y a la mañana siguiente ya me desperté con mareo y leve dolor de ovarios que hacía presagiar que mi bebé se estaba preparando… Hice mi vida normal, hasta que sobre las 11h de la mañana el ‘dolorcillo’ dejó de serlo para pasar a ser dolorrrrrrrr… Llamé a mi marido, quizás no era nada, pero prefería ir al hospital a que me mirasen. Pasé 3 horas en monitores, hasta que sobre las 15h vino el comadrón y la ginecóloga de guardia a decirme que me mandaban para casa, según ellos, había contracciones, pero no eran de parto, Ves a casa, báñate con agua caliente, y camina mucho. Cuando sean de parto, lo notarás porqué no podrás ni caminar’. Así que nos fuimos. Saliendo, en el mismo pasillo del hospital, tuve contracciones que no me dejaban caminar, pero no volví por vergüenza… Volvimos a casa, aguanté todo lo que pude en un baño de agua caliente, y otra vez para el hospital. Me volvieron a poner monitores y hacer tactos. ‘Esta vez sí te quedas’, me dijo Diego, el mismo matrón que antes. ¡¡Qué bién!! La hora estaba cerca, ¡¡¡y además me había tocado un comadrón súper-majo!!! Ya lo conocía de cuando el ingreso por preeclampsia en el embarazo de Pol, me caía muy bien, y además me libraba de ‘la loca de la aguja de punto’… Pero mi alegría duró poco, al poco rato, Diego vino a decirme que del box de urgencias me pasaba a una sala de dilatación, y que su turno se acababa y venía su compañera a sustituirlo. Adivinad quién era: ‘la loca de las agujas!!!!’ Me iba a dar algo, no podía ser, otra vez… ¡¡¡¡QUÉ MALA SUERTE!!!!

Pasar otra vez por la misma experiencia: ‘cariño, tranquila, no te voy a hacer nada, sólo voy a meterte esta aguja de hacer punto hasta la cuenca de los ojos, pero, cariño, estate tranquila que como verás borroso, ¡¡no te podrás acordar de mi cara para maldecirme por el resto de tus días!!’

Menos mal que  no fue como me imaginaba, nada más entrar me dijo algo que hizo que mi percepción de ella cambiara totalmente, me dijo que había visto en mi historial que mi primer parto había sido por cesárea, me preguntó si querría intentar un parto vaginal, a lo que le dijé que síííííííííííííííííííííí, que era mi ilusión, pero no sabía si podría, a lo que me contestó: ‘esta vez sí que lo vas a conseguir’. En ese momento pasó de ser una persona a la que olvidar a una persona que jamás olvidaré. Era la primera persona que me había dicho con total seguridad que lo podía hacer, creía en mí… Fue un subidón total, nunca lo olvidaré…

Me comentó que enseguida me ponían la epidural, en cuanto el anestesista saliera de una cesárea. Ese rato se me hizo eterno, las contracciones eran inaguantables, sentía que me partía en dos… A cada  momento mandaba a mi marido en busca y captura del anestesista. ‘Que quieres que entre a quirófano a buscarlo?’ me decía el pobre. Y yo con cara de loca le decía que sí, que claro… Entonces salía e iba a decirle a la comadrona que su mujer no aguantaba más… En una de esas volvió acompañado de la comadrona, y ésta, de su imperdible y su ‘aguja de punto’, OHHHHH NOOOOOO!!!!!

Le rogué que esperase a romperme la bolsa hasta que me pusieran la epidural, sólo me faltaba eso con los dolores que estaba teniendo… Me dijo que iba a mirar y ya veríamos, exploró, y me explicó que la bolsa ya estaba rota previamente (cosa que dudo, porque en ningún momento noté ninguna pérdida ‘anormal’ de líquido), y lo peor, que eran aguas sucias… Eso sí que era cierto, me las mostró y eran muy verdes… Me asusté, pero me dijo que no pasaba nada, únicamente habría que monitorizar más al bebé…

Al poco rato vino el anestesista, sólo le faltó aparecer como en las películas: con un rayo de luz iluminándolo desde arriba y música celestial de fondo. Era mi salvador. ¡Qué difícil es ponerte la epidural entre contracción y contracción! Pero vaya recompensa, qué alivio, qué paz, qué relajación… Tanto que me medio-dormí y todo. Sobre las 21 h vino el ginecólogo, me dijo un poco sorprendido que había ido todo muy rápido, que se cambiaba y me pasaban a quirófano. El momento se acercaba…

Recuerdo que antes de entrar a quirófano sólo pensaba en si me dolería mucho, no sabía si podría aguantar el dolor cuando saliera el bebé… Nada más lejos de la realidad: los problemas que tuve para poder apretar con sensibilidad cero de cintura para abajo. Como al tercer pujo, el ginecólogo me dijo que esa tenía que ser la definitiva, las aguas estaban sucias y no podíamos esperar más a que naciera Gerard. Así que me agarré con todas mis fuerzas a los hierros del potro y como pude apreté y apreté, y finalmente nació mi bebé. Precioso, chiquitín e igual que su hermano cuando nació.

¡¡¡¡Lo había conseguido, había podido tener un parto vaginal y mi pequeño ya estaba aquí!!!! 

Cuando me lo enseñaron quise tocarlo, pero no me dejaron, tenían que hacerle aspiraciones debido a que las aguas eran turbias (Gerard venía con una vuelta de cordón, y eso era lo que provocó el sufrimiento fetal). Así que esperé todo lo pacientemente que pude a que lo trajeran de vuelta para poder abrazarlo y besarlo. Pero cuando el ginecólogo me estaba acabando de suturar ( 7 puntos externos y 4 internos son mis heridas de guerra), le pidió a la enfermera que se lo llevasen a que lo revisaran con más detenimiento porque no acababa de respirar bien. Y así fue como, igual que con su hermano, nos perdimos las tan preciosas primeras horas de contacto piel con piel de una mamá  y su bebé. Nos lo trajeron 2 horas después, le había hecho más aspiraciones y habían estado observándolo. Por suerte, estaba perfecto. Ahora sí que era nuestro momento, ahora sí que podíamos estar todo el rato juntitos sin interrupciones. Y así pasamos  la primera noche juntos, abrazaditos, lo que sería el preludio de las futuras noches que vinieron y todavía compartimos. Solos él y yo en la oscuridad de la noche, escuchando sólo la respiración el uno del otro, sintiendo esos grandes ojos curiosos que me miran en la oscuridad, construyendo recuerdos y una vida juntos…

Como os dije, el segundo parto de Vanessa fue muy distinto al primero, en e cual también fue ¡muy muy valiente!

¡Aquí os dejo una foto de Gerard en su primer añito!

SMASH_CAKE_GERARD_03

Paula

Anuncios

2 comentarios en “{ Vanessa } ··· Parto Vaginal después de Cesárea = PVDC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s