Lo que mis hijas me enseñan

family-440607_640Antes de ser madre una piensa en todas las cosas que le gustaría enseñarle a sus hij@s, pero no te paras a pensar, en todo lo que ell@s te enseñarán. A día de hoy, cuando miro a mis hijas, me gusta pensar que tanto ellas como yo estamos aprendiendo, porque la maternidad y el crecimiento personal es un camino de por vida. Con esto, no quiero decir que tengas que ser madre o padre para aprender y crecer. Por suerte tenemos muchos caminos para escoger y cada uno de ellos es totalmente válido.

Algunas de las cosas que yo aprendo día a día de mis hijas son:

1. A tener paciencia. Siempre había pensado que la paciencia no era mi mayor virtud precisamente, y ahora mi lema es: Paciencia y más paciencia… y, si se acaba la buscas. Doy fe que esto lo practico toooodos los días.

2. A trabajar la empatía. Cuando se enfadan o tienen un mal día siempre intento ponerme en su lugar. La vida de l@s niñ@s tampoco es tan sencilla, tienen problemas igual que nosotros y también malos días. No quiere decir que siempre lo consiga…. pero lo intento.

3. A volver a jugar. Tengo la escusa perfecta para volver a columpiarme, jugar con la arena en el parque o ir saltando por la calle. Y aunque pueda parecer raro ver a una adulta saltar por la calle lo hago. Cuando me veo muy apurada les digo: “Es que esto me da un poquito de vergüenza” y señorita siempre me dice: “Mamá, no tengas vergüenza, no sirve para nada” y allí que sigo yo saltando.

4. A escuchar. Con ellas no vale eso de: “Si, si cariño, te estoy escuchando” Me miran fijamente a los ojos y me dicen: “Mamá, si me estás escuchando mírame” Así que, o bien dejo lo que esté haciendo y escucho, o les pido que me dejen acabar lo que estoy haciendo y en cinco minutos estoy por ellas. Una cosa u otra, por amor hacia ellas y por supervivencia. Si no lo hago empieza una batalla campal en el comedor hasta que voy.

5. A gestionar conflictos. Uno de los consejos que me ha dado señorita ha sido sobre esto: “Mamá, cuando estás enfadada y hay un conflicto, nos tenemos que sentar, hablarlo y llegar a un acuerdo” Aquel día me quedé de piedra.

6. A sorprenderme de las pequeñas cosas como si fuera la primera vez que las vivo. Ver una hormiga llevando un trozo de pan o hacer burbujas con el gel de baño son actividades de lo más emocionantes cuando tienen dos niñas que están descubriendo el mundo.

7. A vivir el momento. Porque ell@s no entienden del futuro y el pasado es tan reciente que casi no existe, así que lo único importante es vivir el presente y disfrutar lo que están haciendo en ese momento como si les fuera la vida en ello.

De todas estas cosas aprendo yo cada día y siempre dispuesta a que me sorprendan con una enseñanza nueva. ¿Qué opináis vosotr@s?

Belén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s