“¡Enhorabuena!… Vas a ser padre!”

Quizá para muchos hombres la frase que más haya marcado su vida sea una del tipo “tu equipo acaba de proclamarse campeón del mundo!” o “¡Le ha tocado la lotería!”, pero personalmente todas esas frases perdieron su importancia cuando una lluviosa mañana, a 800 km. de mi casa, mi mujer me dijo la frase que marcaría un antes y un después en mi vida: ” Cariño… Vas a ser padre!”.

Es una responsabilidad de la que no eres consciente hasta que ese día llega, lo ves lejano, como algo que te tienes que hacer a la idea y que va a cambiar tu vida para siempre. Empiezas a pensar y a imaginar tu vida cuando ese pequeño ser, sangre de tu sangre, comience a corretear por la habitación, desordene tus libros, tus discos y pinte sobre tus documentos. Intentas hacerte a la idea de como sabrás que haces lo correcto, que lo cuidaras bien y que si serás capaz de cambiar los pañales y sin darte apenas cuenta el reloj empieza a cambiar las revoluciones.

Antes mi vida se podía comparar a un Seat 600, mientras que ahora ese utilitario a cambiado por un deportivo tipo Ferrari y mi vida empezó a acelerar a 300 km/h. Pasé de su primera visita al ginecólogo, conociendo por primera vez a esa “lentejeta” viendo y oyendo como por primera vez le latía el corazón. Puede decirse que ahí comienza todo, pero sin apenas sin tiempo para digerirlo, el niño que venía en camino cada día era más real. Hasta que la imaginación dejo sitio a la realidad y Lucas iluminó la madrugada para iniciar la etapa más difícil, pero a la vez más bonita que la vida me brindaba. Las complicaciones del parto de mi mujer y el desenlace feliz, hicieron que ver su carita por primera vez hiciera que mi corazón estuviera completo… Tenía a mi hijo en mis manos.

image

Yo nunca creí que fuese capaz de ser un buen padre, y no soy yo el que pueda decir si lo soy o no, puesto que tengo mil defectos, pero de lo que si que puedo estar seguro es que me esfuerzo cada día en mejorar, en que el día de mañana se pueda sentir orgulloso de su padre. Las dificultades a las que podemos enfrentarnos pudiera hacernos pensar que no lo estamos haciendo bien, pero no se nace enseñado en esta vida y para enseñar, primero hay que aprender, es por eso que llevamos la famosa “L” blanca con fondo verde que indica que somos noveles en la aventura de la paternidad.

Mi equipo puede ganar la liga o puede ganar el mundial, o incluso me puede tocar el “euromillón”, pero el día que mi hijo me dijo por primera vez “papá“, mi vida fue completa 100% y no lo cambio por todo del mundo… Así que papás disfrutad de un momento que nunca se va a repetir, ser padres por primera vez, disfrutad sus primeras palabras, sus primeros pasos, sus primeras travesuras, por que ser padre es una de las pocas cosas que más os va a llenar en la vida.

Papá feliz

Mamis 2.0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s