Alta demanda, baja ilusión…

Mi hijo tiene 27 meses y es un niño de alta demanda.
Cariñosamente lo llamamos el monstruo de la teta  y él, que se lo toma muy bien, me persigue con las manos como garras gritando Teta, teta, teta….

Nos reímos mucho con eso, pero también es verdad que hace unos meses, algo que antes me encantaba y me hacía sentir super bien, a empezado a hacerse un poco pesado. Y las noches con varios despertares se van haciendo largas.
Durante el día también me pide muchas veces y es rara la vez que se duerme si no es en mi pecho.

Otra cosa que me hace cuando vamos a natación es hundir la cabeza buscando el pecho, como si debajo hubiese un entrecot a la piedra.

Lo peor son todas las personas que intentan, supongo que con buena intención, dar consejos y te dicen que tienes que quitarle el pecho y lo argumentan con cualquier chorrada.

Quizás también influya que, al ser alérgico a la proteína de la leche de vaca y que no le hayan gustado ninguna de las leches vegetales que le he dado a probar, pues sólo quiera la mía.

Y lo increible  es la capacidad que tiene, para a oscuras, encontrar la teta a la primera como un cazador experto.

Tengo clarísimo que es una etapa y que pronto volveremos a disfrutar los dos de algo que es tan bonito y tan especial como la lactancia materna.
Mientras tanto, tendré que seguir lidiando con mi pequeño monstruo de la teta.

Sé que a muchas mujeres les pasa pero durante el segundo embarazo.

Espero que me contéis vuestras experiencias.

Zaira

2015/01/img_0256.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s