La episiotomía ese cortecito de nada que cambiará tu vida

Mi primer parto fue hace muchos años, 19 para ser exactos. Fue un parto inducido, con bolsa rota desde hacía 24 horas. Con el tiempo me enteré de que era uno de los peores partos que se pueden tener. En aquel tiempo no existía la epidural aún, así que fue un parto “de los de toda la vida“. Lo recuerdo como uno de los mejores momentos de mi vida.  Duro sí, pero bastante soportable.

miercoles-mudo-semana-mundial-del-parto-respe-L-PqP_HK

Mucho tiempo después me quedé embarazada de mi segundo hijo. Durante todo el embarazo leí y me preparé para el gran día, el momento del parto. Ya os digo que desde la primera contracción que sentí en casa note que aquello no era como yo lo recordaba.  Aguanté un rato en casa encima de mi pelota de pilates y como las contracciones  eran muy seguidas y yo ya no era primeriza nos fuimos para el hospital. Elegí el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda por su fama de hospital pro parto natural y amigo de los niños.

Nada más llegar me dieron que estaba solo de tres centímetros de dilatación, imaginaros mi cara sintiendo esos dolores tan fuertes que no recordaba. Cuando dije que no quería epidural, una de las enfermeras dijo, ¿y eso porque?, y me miró como si estuviera loca.

Tras una hora en el que sentía que literalmente me partía en dos, sucumbí y pedí la epidural, exactamente dije algo así como o me ponéis la epidural o me tiro por la ventana. Desde ese momento todo cambió, dejé de sentir dolor y el parto se paró completamente.

Tras horas de empujar en todas las posiciones que os podáis imaginar, a cuatro patas sobre la pelota de pilates, de lado con la pierna hacia arriba, vamos que parecía una trapecista de circo del sol. Al final Noah nació con forceps, 4,100 gramos de niño y un desgarro con episiotomia grado III. El niño estaba en posterior, es decir de cara, vamos lo que se llama un parto de riñones, nadie lo vió hasta el último momento, a pesar de que yo insistía en que los dolores eran distintos.

Desde el momento en que una mujer embarazada entra por la puerta del hospital para dar a luz, deja de ser una mujer para los médicos y se convierte en una niña, alguien a quien no se tiene en cuenta porque sus opiniones no cuentan.

A pesar de los numerosos estudios que se han hecho y que demuestran que el cuerpo es sabio y un desgarro cicatriza mucho mejor que una episiotomia,  el dichoso cortecito se sigue haciendo por sistema en casi todos los hospitales de España. Cuando el músculo o la piel se desgarran, lo hacen por la zona que mejor capacidad tiene para cicatrizar. Cuando el médico nos corta no tiene en cuenta la tensión muscular, ni tiene la capacidad de elegir que tiene el músculo.

Pero claro, parece que como vas a tener un hijo todo vale, da igual las cosas que te hagan porque al final tienes tu premio. Y eso no es justo. Hace casi dos años que tuve a Noah, en Enero volveré a tener otro bebé, pero aún no estoy recuperada. Siento que algo dentro de mi ha cambiado . Me molesta la cicatriz y mucho. He perdido sensibilidad y no pasa un solo día en que no note la presencia de la dichosa cicatriz.

Y yo me pregunto, ¿porque a pesar de los numerosos estudios se siguen haciendo prácticas con las parturientas que está más que demostrado que no son buenas? Se siguen rompiendo las bolsas, siguen poniéndonos tumbadas boca arriba para empujar, nos siguen haciendo la dichosa maniobra kristell, aún a pesar de los riesgos que entraña y como no nos siguen haciendo “ese cortecito de nada que no te va a doler”.

med_kristeller_01

La respuesta es porque siempre lo han hecho. Porque están tan arraigados a sus rutinas que aunque estas sean malas, prefieren seguir haciendo lo mismo que pensar en la madre y el niño que va a nacer. Porque muchos médicos tratan a las mujeres embarazadas como niñas, a las que no hay que escuchar.  Así de duro y así de claro. Afortunadamente hay médicos haciendo cosas diferentes y afortunadamente hay matronas dejándose la piel por las embarazadas y sus derechos.

Lo triste es saber que en un momento tan especial, tan bonito y duro a la vez, una tiene que ir a parir como si fuera a la guerra, con el arma cargada pegándose con el personal sanitario para que no te hagan aquello que no deben. Pero claro es un momento difícil y juegan con tus sentimientos. Al final claudicas y dices, hazme lo que sea, pero sácalo ya.

Mi consejo es informarse, leer, prepararse para lo que va a venir. Estudiar el hospital donde vamos a dar a luz, mirar la tasa de cesáreas que tienen y de episiotomia y pedirle a nuestra pareja que nos ayude en esos momentos a defender nuestros derechos.

Y si ya has pasado por el cortecito y estás como yo, no te desesperes, hay solución. Busca ayuda con fisioterapeutas especializados en suelo pélvico, con ejercicios y constancia podrás mejorar sensiblemente. También existe la terapia neural, que consiste en inyecciones en la cicatriz, da grima, lo se, pero mejoras un montón.  Habla con otras mamás, te ayudará a liberar tus sentimientos. Y lo más importante, defendamos nuestros derechos para que de una vez por todas dejen de someternos al capricho de lo que es más cómodo para el médico, en lugar de buscar lo más cómodo y lo mejor para la madre y su bebe.

María

 

Anuncios

4 comentarios en “La episiotomía ese cortecito de nada que cambiará tu vida

  1. Yo tambien soy del club de las mujeres con episotomia. A pesar de seguir los consejos de mi matrona y realizarme todos los dias un masaje con aceite de rosa mosqueta para hacer mas elastica la zona…me hicieron el corte. Segun ellos es que al ser mi parto instrumentalizado necesitaban hacerlo. Llevo seis puntos y despues de algo mas de un año en ocasiones aun me molesta pero lo peor de todo es que tengo algo de incontinencia y debo trabajar el suelo pelvico. Para ello me recomendaron las famosas bolas chinas y despues de probarlas puedo garantizar que funcionan si eres constante. No solo ayudan con el suelo pelvico sino tambien mejoran tu vida sexual tras el fatidico cortecito.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hace tres meses que di a luz. Sinceramente no tenía ni idea de cómo sería mi parto, pero estaba completamente aterrada. Primeriza total. No tengo ni idea de medicina, y por lo tanto no me vi (ni me veo) con la capacidad intelectual de decirle a mi médico que haga las cosas así o asá. Para mí el parto no era un fin en sí mismo, sino un inicio. Así que cuanto antes pasara, mejor. Mi hija a mis brazos era todo lo que quería. Nació con fórceps, porque así lo consideró mi ginecóloga. Debió saber lo que se hacía xq hija nació rápida, indolora, y preciosa; y mi parto fue un momento, y lo recuerdo con cariño y miedo. Me puse en las manos adecuadas, xq mi hija está a mi lado más sana que una lechuga. Confío en mi médico al 100% por lo que si me hizo un tajo de no te menees allí (no me dijo ni los puntos q llevaba xa no asustarme), sería xq lo necesitaba, no la cuestiono.

    Peroooo joder. Todo el mundo cuenta cositas del embarazo, aventuras del parto… Y nadie es capaz de decirte la verdad del después! lo mucho q duelen los puntos, q no es fácil los primeros días hacer las curas bien, que luego puede q tengas incontinencia, y que notes la cicatriz un montón, y que nada allí abajo es lo que era!!! Q me he tuve q comprar bolas chinas q ni siquiera me pongo xq odio!! Recuerdo mi primera cena en casa, con la niña a nuestro lado, y yo comiendo de pie llorando del dolor q tenía en la zona cero… En fin, voy a iniciar una campaña de información del postparto (ese gran desconocido) a toda aquella futura mami q me pregunte!

    Le gusta a 1 persona

    1. Esa es la misión de este blogs contar la verdad de la maternidad. Sus luces y sus sombras.
      Te animamos a que nos cuentes tu aventura. si quieres nos la mandas por mensaje y nosotros la publicamos en tu nombre o de forma anónima como prefieras.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s